•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante el primer trimestre de este año un total de 185 personas han perdido la vida, producto de accidentes de tráfico, informó ayer la Dirección de Seguridad de Tránsito Nacional (DSTN). La cifra representa una disminución de 11.4% en comparación con el mismo periodo del año previo, cuando 209 personas murieron en siniestros viales.  “Al día de hoy (ayer) tenemos 185, el año pasado llevábamos 209, es decir tenemos menos 24 víctimas por accidentes de tránsito”, dijo la comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de la DSTN. Agregó que en lo concerniente a lesionados este año se han registrado a 521 personas, una disminución de 57% en comparación con el mismo periodo del año previo, cuando en el primer trimestre 1,211 personas resultaron con lesiones producto de choques. “Este año van 690 lesionados menos”, dijo Reyes.

Menos víctimas 

Pese a que en lo que va del año se han disminuido las víctimas y lesionados, ha habido un dato que llama la atención a las autoridades policiales, y es el hecho que las colisiones entre vehículos han incrementado.

En este sentido, las 185 muertes y las 521 personas lesionadas contabilizadas hasta ahora ocurrieron en una parte de los 11,713 choques que han ocurrido en lo que va de este año. “Al día de hoy tenemos 11,713 accidentes, el año pasado llevábamos 11,329; entonces aquí tenemos 384 accidentes más, o sea hemos logrado reducir la peligrosidad en menos, 24 fallecidos, pero se han incrementado las colisiones, generalmente por no guardar la distancia”, afirmó Reyes. Los siniestros viales están entre las principales causas de muertes violentas en Nicaragua, a razón de 10 muertes por cada 100,000 habitantes. En 2017 un total de 782 personas perdió la vida en choques, mientras que en 2016 las víctimas en accidentes totalizaron 791 y en 2015 la cifra fue de 675.

La cifra representa una disminución de 11.4% en comparación con el mismo periodo del año previo, cuando 209 personas murieron en siniestros viales.

Valoran plan verano

Por otro lado, la jefa policial catalogó como positiva la implementación del denominado Plan Verano, el cual fue ejecutado durante la Semana Santa en los 153 municipios de Nicaragua y en el que estuvieron involucrados 14,000 agentes. En este sentido, la Policía Nacional impuso 9,153 multas de tránsito. Asimismo, Reyes informó que durante este periodo, extendido entre el 25 de marzo y el domingo 1 de abril, la fuerza del orden suspendió 478 permisos de conducir. De este total, 269 licencias fueron suspendidas a conductores que manejaban en estado de embriaguez, y a otros 209 se les quitó por manejar a exceso de velocidad, razones que también puntearon en la aplicación de las multas.

La jefa policial afirmó que con este operativo se garantizó la libre movilización de veraneantes y se redujo la cantidad de víctimas mortales, lesionadas y colisiones durante la Semana Mayor. “Este año hubo 16 fallecidos, en 2017 tuvimos 28”, dijo Reyes. Asimismo, la jefa de Tránsito señaló que la cantidad de lesionados durante la Semana Santa en Nicaragua se redujo, pasando de 94 en 2017 a 54 en este año. Mientras que en el caso de los siniestros viales la cantidad bajó de 880 en 2017 a 788 en el mismo periodo de este año. “Hay que destacar también que este año no hubo fallecidos durante los días jueves ni viernes Santo, que es cuando más personas se movilizan”, afirmó Reyes. Otro aspecto destacado por la comisionada Reyes fue el hecho de que se detectaron 13 puntos a nivel nacional con alta peligrosidad, debido a la cercanía de acantilados, por lo que tomaron la decisión de instalar 1,287.9 metros de vallas metálicas en carreteras que llevan a los municipios de Matagalpa, Estelí, Nueva Segovia y Jinotega, todos ubicados en el norte de Nicaragua.