• |
  • |
  • AFP

Nicaragua firmó hoy su entrada formal a la Iniciativa Mérida de lucha contra el crimen organizado, que beneficia a México y a países centroamericanos, y a través de la cual recibirá 1,5 millones de dólares de Estados Unidos, informó el Departamento de Estado. Los fondos financiarán tres programas en los que participará la Policía Nacional, y los cuales buscan mejorar el intercambio de huellas digitales en Centroamérica, desarrollar una unidad de investigaciones especiales y mejorar el equipamiento de los agentes, indicó un comunicado. El dinero será entregado a través de la línea suplementaria del año fiscal 2008 de Estados Unidos.

La implementación de Mérida fue firmada hoy por el embajador estadounidense en Nicaragua, Robert Callahan, con representantes del gobierno de Nicaragua y la jefa de la policía nacional, Aminta Granera, informó el texto, sin más detalles.

La Iniciativa Mérida fue suscrita en 2007 por el estadounidense George W. Bush y el mexicano Felipe Calderón y prevé la entrega por parte de Estados Unidos a México de 1.400 millones de dólares y 200 más para América Central en equipos y tecnologías a lo largo de tres años. Hasta ahora, han puesto en funcionamiento el plan en sus territorios, además de México y Nicaragua, Guatemala, Panamá y Belice.

La agencia antidrogas estadounidense DEA ha mostrado su preocupación de que los carteles de la droga mexicanos puedan desplazar sus negocios a Centroamérica, producto de la guerra frontal que los enfrenta con el gobierno del presidente Calderón, que desplegó para tal fin 36.000 soldados. Los enfrentamientos entre cárteles por el dominio de rutas de tráfico han dejado unos 7.300 asesinatos en México desde inicios de 2008, mientras las autoridades estadounidenses se muestran cada vez más preocupadas por el desborde de la violencia hacia el norte de la frontera.

Suspendido programa de lucha contra la pobreza
Las relaciones entre Nicaragua y Estados Unidos empeoraron rápidamente a finales del año pasado, tras las controvertidas elecciones municipales en el país centroamericano. El gobierno de George W. Bush decidió suspender un programa de lucha contra la pobreza en Nicaragua, valorado en 64 millones de dólares, como advertencia.

Ese programa se mantiene suspendido, pero mientras tanto se han producido otros gestos del presidente Barack Obama para apaciguar su relación con América Latina, en especial durante la Cumbre de las Américas en Trinidad. Sin embargo, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, volvió a la carga al final de la cumbre, al acusar a Obama de ser el "jefe de un imperio acorralado por sus reglas".