Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Nueva Guinea/Managua

La aparente tranquilidad de Nueva Guinea se vio interrumpida ayer con el hallazgo de cuatro cadáveres en la comarca Mata de Maíz, ubicada a unos 40 kilómetros de la cabecera municipal.

Los muertos fueron identificados como Medardo Bismarck Morales Silva, de 23 años; Fermín Amador Campos, de 23; Orlando Alvarado Abarca, de 26, y Omar Maliaños Espinoza, de 29, todos habitantes del casco urbano de Nueva Guinea.

EL NUEVO DIARIO conoció que a estas personas les dieron muerte por una vendetta de droga, ya que estaban vinculadas con actividades del narcotráfico.

También conocimos que uno de los asesinados tenía vínculos sentimentales con una funcionaria del Poder Judicial en la zona.


¿Hacia dónde iban?
Según las investigaciones preliminares de la Policía Nacional, los cuatro ciudadanos supuestamente salieron desde el pasado 21 de diciembre hacia el sector donde fueron encontrados sus restos.

Lo que se desconoce todavía es el motivo del viaje hacia esa zona de Nueva Guinea de parte de los ahora fallecidos. Así lo informó a EL NUEVO DIARIO el comisionado mayor Tomás Enrique Bárcenas Zapata, jefe de la Delegación de la Policía de Zelaya Central.

Los cuerpos fueron hallados por campesinos del lugar, y según los exámenes del médico forense, ya tenían de cuatro a cinco días de fallecidos, y cada uno presentaba diferentes lesiones.


Ejecutados con saña
Dos de los muertos presentaban dos balazos en la cabeza y uno en la espalda. Un tercero tenía una herida en el abdomen y otra en la garganta, la que casi lo degüella, y el último mostraba signos de ahorcamiento.

El jefe policial también informó que para colaborar con la Policía de Nueva Guinea, desde Managua viajó al lugar del hallazgo un equipo especial de investigación, para realizar todas las pesquisas correspondientes con el fin de dar por esclarecido dicho caso y poner tras las rejas a los responsables.

En Managua, el jefe de la División de Relaciones Públicas, comisionado mayor Alonso Sevilla, expresó que tras conocer la información, la directora general, primera comisionada Aminta Granera, se reunió con la jefatura y convocó a un equipo de especialistas de Auxilio Judicial y de Inteligencia, y les dio orientaciones precisas para que se investigue este caso.

Sevilla agregó que la información preliminar con la que cuentan es que los cadáveres presentaban señales de impactos de balas y heridas provocadas con armas blancas.

Por su parte, los familiares de los fallecidos esperan desesperados la llegada a Nueva Guinea de los cuatro cuerpos, para ser velados y brindarles cristiana sepultura.

A la hora de nuestro cierre se conoció que los cuerpos habían sido incinerados, y entregadas sus cenizas a los familiares.