•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Frente a una inminente condena de 20 años de prisión quedó este jueves Douglas Villanueva, luego de que se declaró culpable del delito de femicidio frustrado en perjuicio de su expareja, Zoila Vargas Castillo, a quien introdujo pastillas de fosfina en su vagina, un caso que ha provocado conmoción y repudio. 

La petición para  que Douglas Villanueva pase dos décadas encerrado en la cárcel fue realizada en el Juzgado Tercero Especializado en Violencia de la capital por el fiscal auxiliar, Roberto Fúnez, después que el reo confesó su culpabilidad.

“En este caso de misoginia está como agravante la circunstancia del asesinato, pues el reo intentó matar a la víctima por la vía del envenenamiento”, subrayó el representante del Ministerio Público.

En la acusación por femicidio frustrado se indica que Douglas Villanueva  disolvió una pastilla de fosfato de aluminio, usada para curar frijoles,  y se la introdujo en la vagina a la madre de sus dos menores hijos, poniendo en riesgo la vida de la víctima.END

Pide perdón

Al tomar la palabra el agresor quiso justificarse: “sucedieron cosas que solo ella y yo sabemos”, dijo.

Continúa proceso de extradición de Tercero a EE. UU.

Cuando fue consultado por el juez Edén Aguilar, si aceptaba su responsabilidad penal en relación con los hechos por los que lo acusó la Fiscalía, respondió en voz baja “sí”, razón por la cual el judicial le preguntó por segunda vez si se estaba declarando culpable.

El artículo 9 de la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres, Ley 779, indica que: “comete el delito de femicidio el hombre que, en el marco de las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres, diere muerte a una mujer, ya sea en el ámbito público o privado”. 

El femicidio es la culminación de una cadena de acciones violentas contra una mujer, cometidos por un hombre que se considera dueño del cuerpo y la vida de la mujer. 

Muertes violentas de mujeres ascienden a 16 en marzo

“Dios me devolvió la vida”

Zoila Vargas Castillo, quien asistió a la audiencia en la que su expareja se declaró culpable del delito de femicidio en grado de frustración, dijo estar agradecida con Dios, su familia, los médicos y con quienes oraron por su vida.

“Dios me devolvió la vida para que cuide de mis hijos”, manifestó Vargas Castillo, quien durante la audiencia se mantuvo serena mirando fijamente a la mampara azul que la separaba de su agresor.

Cuando fue consultada por el judicial, si recordaba cuándo salió del hospital, respondió que no.

Martirio

Previo a que Douglas Villanueva se declarara culpable, el fiscal auxiliar Roberto Fúnez dio lectura a dos dictámenes médicos del Instituto de Medicina Legal (IML) relacionado con el estado de salud de Zoila Vargas.

Zoila Vargas Castillo.

En el primero se indica que las pastillas de fosfuro de aluminio causaron daño en la región vaginal de la víctima y también han dejado afectación cardiovascular que requiere de tratamiento especializado.

“Las pastillas de fosfuro de aluminio como agente vulnerante por su alto contenido tóxico han puesto en grave riesgo la vida de la víctima”, refiere uno de los dictámenes médicos legales.

El mismo dictamen médico legal revela que durante el examen físico fueron encontradas en el cuerpo de Zoila Vargas lesiones antiguas que fueron realizadas con un objeto cortopunzante.

Douglas Villanueva se declaró culpable de femicidio frustrado.

Daño sicológico

La Fiscalía también presentó un dictamen de sicología forense, donde se indica que como consecuencia del envenenamiento presenta un daño sicológico agudo.

“Ella (Zoila Vargas) presenta signos de estrés agudos y disminución de la autoestima”, refiere el parte médico de sicología forense, señaló el representante del Ministerio Público.

Por los años de violencia que Zoila Vargas vivió junto a Douglas Villanueva, en la valoración sicológica los especialistas encontraron signos de que ella se  habituó a “maltrato humillante”.