•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Instituto de Medicina Legal (IML) organizó recientemente el foro “Fortalecimiento de la atención interinstitucional de la violencia hacia la niñez y la adolescencia”, con el propósito de crear un espacio para compartir las experiencias y buenas prácticas de cada institución en la prevención y atención de la violencia, así como fortalecer la coordinación interinstitucional. El foro, de dos días, contó con la participación de las instituciones del Estado encargadas de la prevención y respuesta a la violencia.

 “La violencia hacia las niñas, niños y adolescentes ha sido y continúa siendo un problema tan común que muchas veces para la sociedad es invisible, pero para las víctimas siempre será una condición que la degrada, la deshumaniza y que puede dejarle consecuencias negativas en su desarrollo, en su salud física y mental. Las cuales tendrá que afrontar durante toda su vida”, expuso al inaugurar el foro el Dr. Zacarías Duarte Castellón, director general del Instituto de Medicina Legal. 

Niñez en primera plana

El representante de Unicef, Iván Yerovi, instó a los y las participantes a continuar trabajando por la niñez más vulnerable. “Siento que la niñez nicaragüense tiene en ustedes, en nosotros, grandes aliados y creo que la situación de la niñez, lo que les afecta está ahora en la primera plana de los periódicos. Qué bueno que no es con una noticia relacionada con que un adolescente abusó, disparó o cometió un crimen. Contento porque estamos en la primera plana, no Unicef, la niñez nicaragüense es la que amerita estar en la primera plana para que todo el país reflexione sobre esos problemas que le afectan”.

Experiencias 

En el foro, cada institución realizó presentaciones sobre el quehacer en la prevención, atención y respuesta a la violencia contra la niñez.

El Ministerio de Salud (Minsa), a través de la Dirección de Salud Mental, compartió cómo desde el Modelo de Salud Familiar y Comunitario existen iniciativas para prevenir la violencia, así como normativas e indicadores de maltrato y abuso contra niñas y niños, que pueden detectarse desde las unidades de salud. Para garantizar que esta detección se realice, es necesario contribuir con la capacitación técnica y sensibilización del personal de salud. 

El Ministerio de Familia, Adolescencia y Niñez (Mifan), junto con el Ministerio de Educación (Mined), informó que trabajan en la prevención y detección de situaciones difíciles que afectan a niñas y niños por medio del Sistema de Alerta temprana. El Mifan también cuenta con el servicio de Escuela de Valores y Consejería Familiar, que permite a las familias adoptar nuevas formas de relacionamiento, mejorar la comunicación y acompañar a sus hijos e hijas en su proceso de desarrollo. Además de estos programas preventivos, el ministerio ha desarrollado un modelo de rehabilitación para niñas, niños y adolescentes víctimas de abuso sexual.

La Policía Nacional, a través de la Dirección de Asuntos Juveniles, expuso sobre las actividades de prevención con adolescentes en situaciones de riesgo en coordinación con autoridades locales. Mediante actividades deportivas y recreativas trabajan para desarrollar en los adolescentes, habilidades como autoconocimiento, trabajo en equipo, manejo de conflictos. Además, cuentan con centros de juventud en Managua y Bluefields, donde cerca de 200 adolescentes y jóvenes anualmente reciben formación en ocho carreras técnicas y entrenamiento en emprendedurismo. La Policía Nacional también reiteró que la atención a mujeres, niñas y niños víctimas de violencia se mantiene desde la Dirección de Auxilio Judicial, mediante la Oficina de Investigación y Atención a los Delitos contra la Mujer y Familia. Esta instancia está enfocada en la investigación, de forma que se reduzca la impunidad en los casos de violencia intrafamiliar y sexual. 

Atención a víctimas

Por su parte, el IML expuso que a través de sus 30 delegaciones en todo el país atiende diariamente a mujeres, niñas, niños y adolescentes, principales víctimas de violencia intrafamiliar y sexual. Para asegurar una atención especial, el IML cuenta con un Modelo de Atención Médico Legal Integral respaldado por normativas especiales, personal altamente capacitado. Asimismo, cuenta con una clínica especializada para la atención a niñas y niños en Managua y un Departamento de Estadísticas que realiza monitoreo diario de la situación de violencia en el país. 

El Ministerio Público también destacó cómo logró contar con Unidades Especiales de Género en las cabeceras departamentales, desde donde se brinda orientación a los más de 300 fiscales de todo el país. Además, se ha logrado que los fiscales realicen sus funciones de forma más integral, de manera que son capaces de identificar necesidades sicosociales de las víctimas y referir a redes locales.  

Desde el Poder Judicial se ha logrado capacitar y sensibilizar a los jueces, para que al momento de conocer los casos de violencia puedan aplicar una perspectiva de género desde la cual se consideren las vulnerabilidades específicas de mujeres y niños. Además, las sentencias no se limitan a establecer una pena al agresor, sino las medidas de rehabilitación que requiere la víctima y que deben ser atendidas por el Estado y las organizaciones especializadas.

Trabajo conjunto

“Yo creo que es fundamental que trabajemos todos juntos y me voy a permitir incluirme como cooperación internacional en esas dinámicas, en este gran foro y esa posibilidad de trabajar juntos. La cooperación internacional es quien agradece al Estado por permitirnos apoyar. Podemos tener mucho dinero, poco dinero, grandes ideas y buenas intenciones, pero si no hay la apertura, la cooperación simplemente no tiene espacio”, concluyó el representante de Unicef en Nicaragua.

Todas las instancias consideraron positiva la existencia de programas de prevención y respuesta a la violencia desde sus distintas especialidades. No obstante, mencionaron como reto continuar afinando los mecanismos de coordinación y diálogo, de forma que se aseguren los principios de celeridad en la ruta de la justicia y el derecho a las víctimas a la rehabilitación y restitución de sus derechos.