•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Nicaragua visitará productores y verificará el funcionamiento de los 200 puestos de observación como parte de las acciones para fortalecer el Plan Nacional de Prevención y Control de Incendios Forestales y Agropecuarios.

El objetivo principal de este plan es fomentar la prevención y la alerta temprana para reducir los efectos devastadores de este tipo de siniestros.

 Lea: Incendio de tres días afecta reserva Indio-Maíz

Entre las medidas adoptadas, se visitará a un total de 7,000 productores para darles a conocer las diferentes medidas de prevención y se capacitará a los técnicos del Ministerio Agropecuario de Nicaragua pertenecientes a los 17 departamentos del país centroamericano para fortalecer la vigilancia.

El pasado miércoles, un incendio en la reserva biológica Indio Maíz superó las 2,000 hectáreas de extensión dos días después de su inicio. Foto: Cortesía/END

Además, se verificará el funcionamiento de los 200 puestos de observación y se establecerán mecanismos de comunicación con los mandos municipales.

Otras iniciativas que se pondrán en marcha serán las alertas por parte del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) de identificación de los focos de calor en zonas vulnerables mediante las imágenes de los satélites.

Se promoverá además la coordinación entre las administraciones con la Policía Nacional y el Cuerpo Unificado de Bomberos para agilizar la pronta respuesta ante los incendios y se fomentarán la vigilancia del Batallón Ecológico en las reservas protegidas.

 De interés: Intentan controlar incendio en reserva biológica Indio Maíz de Nicaragua

Desde el Gobierno de Nicaragua promoverán una campaña de comunicación para dar a conocer las medidas de prevención ante los incendios forestales y agropecuarios.

Abril es el quinto mes de la temporada seca del año en Nicaragua, que se extiende por seis meses, con lo cual los campos se vuelven áridos y fáciles de incendiar, y a eso se suman los vientos, que en esta época pueden alcanzar los 25 kilómetros por hora.

Adicionalmente los productores suelen eliminar la maleza utilizando las quemas agrícolas, lo que da como resultado un alto riesgo de incendios forestales.

El pasado miércoles, un incendio en la reserva biológica Indio Maíz superó las 2,000 hectáreas de extensión dos días después de su inicio. Foto: Cortesía/END

El pasado miércoles, un incendio en la reserva biológica Indio Maíz superó las 2,000 hectáreas de extensión dos días después de su inicio, sin que hasta ahora se haya podido controlar, en parte, porque los árboles del lugar producen aceite, según informó la organización no gubernamental ambientalista Fundación del Río.

 Además: Incendio consume 2,200 manzanas de tierra en Juigalpa

El incendio, el más grande jamás reportado en Indio Maíz, una extensa área de bosque tropical en el extremo sureste de Nicaragua, alcanzó las 2,093 hectáreas la mañana de este jueves, 48 horas después desde que fue descubierto, según comentó a Acan-Efe el dirigente de Fundación del Río, Amaru Ruiz.

Habitada en un 70 % de su territorio boscoso por las comunidades indígenas Rama y Kriol, dueños ancestrales de la reserva, Indio Maíz es el hogar de una amplia variedad de animales representativos de la fauna centroamericana, como las lapas verde y roja, de la familia del loro y que se encuentran en peligro de extinción.

En marzo pasado 900 hectáreas de bosques de pino fueron calcinadas por un incendio forestal en el municipio de Dipilto, fronterizo con Honduras, y apenas la semana pasada otra quema redujo a cenizas 178 hectáreas de bosques de robles, pinos, arbustos y monte en cinco municipios del Pacífico de Nicaragua.

Los incendios forestales están entre las principales causas de desaparición de bosques en Nicaragua. El país centroamericano pierde unas 70,000 hectáreas de cobertura forestal cada año, según datos oficiales.