•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los efectos del calentamiento global van más allá de las variaciones meteorológicas en determinados territorios del planeta. Se manifiesta también en aspectos como el incremento del nivel del mar, sostiene Miguel Cifuentes Jara, investigador del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie), de Costa Rica.

Según Cifuentes Jara, existe suficiente evidencia científica que así lo demuestra, y que a consecuencia de este aumento en el nivel del mar está provocando daños a infraestructura y a medios de vida debido a las inundaciones y la erosión costera, impactando comunidades rurales y urbanas, y en los casos más extremos, las poblaciones locales se podrían ver obligadas a migrar.

Cifuentes Jara presentó los resultados de su investigación durante la Conferencia Océanos y Criósfera en un Clima Cambiante, realizada por la Universidad Andina Simón Bolívar, de Ecuador a inicios de año. 

En la ponencia que presentó en Ecuador menciona que en años recientes el nivel de los océanos ha venido incrementando y que eso representa un peligro para las poblaciones costeras e islas, ¿cuál es la explicación científica para ese fenómeno?

El nivel del mar aumenta por tres fenómenos derivados de la acción del hombre y la dinámica del calentamiento global. En el primero de ellos el agua del océano se expande al absorber la energía adicional, producto del calentamiento global. 

Segundo, el hielo de los glaciares y altas montañas se está derritiendo, agregando masas de agua líquida al océano. Tercero, los casquetes de hielo de Groenlandia y la Antártida también están pasando por la misma dinámica que el segundo elemento mencionado.

¿Cuál era el nivel que había en el mar a inicios del siglo, cuánto ha crecido y cuál es la medida que podría llegar a alcanzar?

Globalmente, el promedio del nivel medio del mar ha aumentado casi 20 cm desde los datos que se tienen en 1901 y hasta el 2010. ¿Cuánto podría alcanzar nuevamente? Depende de efectos locales. Sin embargo, a nivel general, la magnitud exacta del aumento esperado dependerá de la cantidad de emisiones que lleguen a la atmósfera en el futuro, (más allá de 2050-2100). En escenarios conservadores de emisiones y calentamiento global, podrían esperarse entre 30-50 centímetros de aumento al llegar al año 2100, mientras que en escenarios extremos, podrían esperarse aumentos de hasta 2 o 3 metros en ciertas áreas del planeta. 

¿Qué consecuencias se están percibiendo ahora mismo con este fenómeno?, ¿Podría citar algunos ejemplos concretos que conozca?

Ya hay varios efectos palpables producto del aumento del nivel medio del mar. Los más visibles son las inundaciones y la erosión costera. Sin embargo, también hay evidencia de “intrusión” del agua del mar en acuíferos costeros y degradación de ecosistemas costeros. 

Por ejemplo, en algunas islas del Pacífico sur el aumento del nivel del mar está forzando a las poblaciones locales a desplazarse hacia tierras altas o migrar hacia otros países. Hay evidencia de erosión costera en múltiples playas del Caribe y el Pacífico centroamericano. Hay que tomar en cuenta que el aumento del nivel del mar no es un fenómeno independiente de otros efectos del cambio global, como la mayor frecuencia e intensidad de tormentas, huracanes y marejadas, cuyos efectos han sido más evidentes en los últimos años en toda Centroamérica, el Caribe y la costa sur de Estados Unidos.

En lo concerniente a la biodiversidad marina, ¿qué tipo de afectaciones tendrá el aumento del nivel del mar?

Hablar de biodiversidad marina es un concepto muy amplio y, como todo sistema natural, sus elementos están interconectados y dependen unos de otros. Además, no es sencillo separar los efectos del aumento del nivel del mar de otros como la acidificación, cambios en corrientes y la salinidad por mencionar algunos. Todos estos, combinados con la sobreexplotación y contaminación de los océanos por las actividades humanas, tienen un impacto sobre la vida marina. Se sabe, por ejemplo, que la cantidad de fitoplancton, la base de toda la cadena trófica de los océanos, ha disminuido desde 1899.

El calentamiento del agua altera la ecología de muchas especies de peces, la sobreexplotación de las pesquerías está agotando los recursos del mar. 

Cerca de las costas, el aumento del nivel del mar puede provocar pérdida de ecosistemas como los manglares, que son refugio de muchas especies de peces y crustáceos que sirven de alimento para las poblaciones costeras. La inundación de las playas puede provocar pérdida de hábitat para el anidamiento de tortugas marinas.

Señaló usted que el aumento del nivel del mar genera también una mayor salinidad en mantos acuíferos, por favor explíqueme un poco más al respecto

La interfaz entre el océano y la tierra es “permeable” (permite que sustancias se transporten de un lado al otro). 

Simplificando esta dinámica, esto es lo que ocurre: cuando el nivel del mar aumenta, el agua salada ejerce mayor presión sobre el suelo de la parte terrestre de la costa, y se filtra por los sedimentos, el suelo y fracturas del terreno costero e infiltra así los mantos acuíferos, haciéndolos cada vez más salados. 

Además, como el agua marina se filtra por los suelos de la costa, estos a la larga también se van tornando salinos, lo que impide el desarrollo de actividades agrícolas o la sobrevivencia de vegetación que no puede resistir la salinidad del suelo.

En el caso de países como Nicaragua, ¿qué tipo de efectos tendrá este aumento en el nivel del mar?

Los efectos descritos anteriormente son comunes a las costas y ecosistemas marinos costeros. Lo que cambia es la magnitud de esos efectos, gracias a condiciones ecológicas y económicas y socioculturales locales. En general, hay comunidades y países que están mejor preparados para enfrentar estos efectos, y otras que no pueden reaccionar o recuperarse con la misma facilidad. Tradicionalmente, nuestras costas han sido relegadas en los planes de desarrollo nacional, por lo que se podría esperar que su vulnerabilidad fuera mayor ante este fenómeno.

¿Qué zonas de Nicaragua podrían verse más afectadas según su perspectiva?

Tendría que revisar con más cuidado los modelos locales y regionales para dar una respuesta más informada.

¿Qué va a representar esto para las poblaciones costeras, en cuanto a sus actividades comerciales, salud y modo de vida?

Los impactos pueden ser múltiples y de diferentes magnitudes, dependiendo de las condiciones-base de las comunidades y los ecosistemas que las rodean. En los casos más extremos, las poblaciones locales se podrían ver obligadas a migrar a otros sitios porque las inundaciones y la erosión costera provocan daños considerables a la infraestructura. Dentro de la gama de magnitudes de impacto, podrían verse afectadas las pesquerías, actividades de turismo, actividades extractivas y comerciales basadas en recursos marino-costeros y pérdida de tierras productivas. 

La intrusión de agua marina en los acuíferos puede constituirse en un problema de salud pública al no haber disponible agua potable ni para riego. Tomando todos estos potenciales efectos, es claro que los medios de vida de las poblaciones marino-costeras están en riesgo ante el aumento del nivel del mar.

¿Cuántas personas podrían resultar perjudicadas?

Los estimados varían dependiendo de la región del planeta porque hay costas con mayor o menor densidad de población. Además, hay poblaciones urbanas y rurales en las costas que tienen diferentes capacidades de respuesta a las inundaciones, por ejemplo. Las respuestas adaptativas no son iguales entre poblaciones costeras en India y Asia que en África o Estados Unidos. Globalmente, estimamos que de 2010 a 2050 las personas afectadas por inundaciones costeras se incrementarían de 270 a 350 millones.

¿Qué tanto podría llegar a subir el nivel del mar en las costas cercanas a Nicaragua o Centroamérica en general?, ¿en cuánto tiempo?

Como le he dicho anteriormente esto está en dependencia de las diferencias regionales en el nivel medio del mar y las proyecciones locales. Un desafío que tenemos en la región es precisamente la falta de estudios robustos que nos brinden información para contestar este tipo de preguntas y alimentar la toma de decisiones en los países.

¿El aumento en el nivel del mar es un proceso irreversible?

Muchos procesos planetarios naturales tienen escalas de milenios y hasta de millones de años, y los sistemas naturales presentan “inercia” en su comportamiento. Eso quiere decir que, una vez que están sobre una cierta trayectoria de comportamiento, revertir el proceso es básicamente imposible en los ámbitos temporales de la sociedad humana. 

Aun si el día de mañana dejáramos, instantánea y mágicamente, de emitir dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, los efectos acumulados de la cantidad de ese gas ya presente en la atmósfera continuarán produciendo impactos en el futuro. Lo que sí podemos hacer es realizar el máximo esfuerzo para reducir las emisiones y aumentar el secuestro de los GEI. Además, podemos poner en práctica acciones que reduzcan la vulnerabilidad y aumenten la resiliencia de las poblaciones costeras, y de los países, en general.

¿Cómo puede hacerse al menos para tratar de modificar o retrasar este impacto?

Lo principal para retrasar el impacto es tratar de limitar la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Esto se consigue, básicamente, disminuyendo las emisiones o aumentando la capacidad de los ecosistemas para secuestrar carbono. 

El impacto de lo anterior tiene una magnitud finita, por lo que se deben abordar acciones complementarias, de “adaptación” para disminuir los impactos del cambio global sobre las poblaciones. 

Las acciones de adaptación en zonas marino-costeras son de dos tipos: las “duras” o de infraestructura gris, que son aquellas donde se construyen barreras físicas (de concreto, generalmente) para bloquear el aumento del nivel del mar, impedir la intrusión de agua de inundación. Hay países como Holanda, por ejemplo, donde estas acciones son de curso normal. 

También hay acciones “verdes” o “soluciones basadas en la naturaleza” que pueden reducir los impactos sobre las poblaciones. Estas implican el manejo de ecosistemas como manglares, marismas y otros humedales costeros para asegurar su permanencia o regeneración. Se ha demostrado que estos ecosistemas tienen una función importante para disipar la energía de las marejadas y la erosión, o de mermar los efectos de las inundaciones costeras. También hay otras respuestas de índole socioeconómica y política que deben ser basadas en ciencia, en conocimiento de las realidades y contextos socioculturales locales y concertadas con las poblaciones de bajo impacto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus