•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un estudio realizado a más de mil hombres de Managua revela que el 75 %  ha tenido al menos un comportamiento controlador en sus relaciones de pareja. 

El 66% expresó que siempre debe saber en qué lugar está su pareja, mientras que el 41% de estos no dejaría vestir a su novia o esposa con cierto tipo de ropa. Otro 42% opina que deberían sostener relaciones sexuales con su pareja siempre que él lo disponga.

Estos comportamientos controladores están asociados con el ejercicio de la violencia entre parejas, afirma el estudio “Promoviendo Identidades Masculinas no Violentas en Nicaragua”, realizado por la organización Puntos de Encuentro y el Instituto Martin Luther King de la Universidad Politécnica (Upoli), presentado ayer en Managua. ​

“Estos son comportamientos que cada quien, de alguna manera, debería decidir sobre ese tipo de cosas. El 75% de hombres hace referencia a al menos a uno de esos comportamientos controladores que limitan la autonomía de las mujeres, en este caso sus parejas”, declaró Olga Ulloa, investigadora de la organización Puntos de Encuentro. 

El estudio fue realizado entre 2016 y 2017 en 40 barrios de Managua, Tipitapa y Ciudad Sandino. En total participaron 1,054 hombres mayores de 18 años, que también fue ejecutado simultáneamente en El Salvador, donde se registran índices más altos de violencia, según investigadores.

 

Por su parte, Douglas Mendoza, especialista en género de la organización, señaló que también existe un porcentaje de hombres que quiere cambiar las relaciones de familia y de pareja, para no repetir patrones generacionales, y que con el estudio se pretende fomentar estas actitudes dentro de las comunidades del país.  

“En el caso de Nicaragua, respecto a los femicidios a manos de los hombres, toda esta conducta es un asunto que nos atañe a los hombres, porque podemos prevenir la violencia y además somos parte de las soluciones para poder disminuir la tasa de femicidios con una acción más participativa”, destacó Mendoza. 

Sobre las manifestaciones de violencia

Hasta un 94% de hombres encuestados en el estudio manifestó que tenía “buenas o muy buenas” relaciones con sus familiares, sin embargo, un 86% de la misma población indicó que discutía agresivamente en su familia. Esto refleja que en la sociedad se han naturalizado las formas de violencia en los hogares, afirmó Ulloa. 

 54% de los hombres creen que el asunto de la violencia es algo que se debe resolver en casa. Archivo/END

La investigadora precisó que existen otras características de desigualdad en las familias que están expresadas en más de la mitad de encuestados, quienes consideraron que la jefatura de las familias corresponde solamente a los hombres. ​

 “Aunque en términos generales, sí vemos que hay una desaprobación hacia todas las afirmaciones que evidencian la desigualdad, llama la atención por ejemplo, que está concentrado que 54% de los hombres creen que el asunto de la violencia es algo que se debe resolver en casa”, agregó. 

Asimismo, Mendoza indicó que en la misma sociedad se le enseña al hombre a utilizar la violencia como una manera de tener autoridad frente a otros hombres, mujeres y niños, por lo que es necesario comprender los factores asociados con los comportamientos violentos, la paternidad, la participación, las tareas de cuido en el hogar y la violencia social, con el fin de tomar medidas para prevenirla. 

“Entre más temprano empecemos a trabajar con las niñas y los niños la prevención de la violencia, vamos a tener generaciones que promueven una resolución de conflictos ideal”, subrayó. 

La investigación también pretende explicar mejor la realidad del nicaragüense para buscar herramientas de prevención de la violencia, mejorar los materiales educativos y que se implementen campañas con la participación de la misma comunidad, recalcó Mendoza.