•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Nicaragua, la cantidad de personas que han sido diagnosticadas con el Trastorno del Espectro Autista (TEA) es incierta, debido a que en el país no existen estadísticas oficiales al respecto. Sin embargo, esta carencia de datos podrá iniciar a ser subsanada en los próximos meses, ya que organizaciones que trabajan en pro de las personas autistas, padres de familia y la Universidad de Managua (UdM) trabajarán en un censo sobre la cantidad de personas que en Nicaragua han sido diagnosticadas con TEA.

Guadalupe Martínez, madre de un niño autista y activista, sostuvo que actualmente hay diversas organizaciones que han venido desarrollando acciones para mejorar  los conocimientos sobre lo que enfrentan las personas diagnosticadas, sin embargo, las estadísticas siguen siendo una asignatura pendiente. “En algunos países se dice que de cada 68 niños hay uno con autismo, la mayor parte de los diagnosticados son varones, pero en Nicaragua a nosotros nos gustaría contar con datos, y probablemente la UdM nos pueda apoyar en investigaciones que nos indiquen realmente cuánta es la cantidad de niños con autismo que hay en el país, porque eso permitirá una mejor focalización (de recursos) del resto de instituciones que están trabajando el tema.”, dijo Martínez.

Investigación, en ciernes

Al respecto, Doris Meza, rectora de la UdM, confirmó que efectivamente hay un interés de esta casa de estudios para la realización de este censo, el cual iniciaría a desarrollarse a partir de mayo. “Por eso nos hemos acercado a las organizaciones que atienden directamente el tema, para con ellas trabajar en función de levantar una encuesta, un censo, conocer cuántos niños hay en el país, si hay algún factor ambiental que incida, vamos a hacerlo de manera progresiva”, dijo Meza. Agregó que la primera fase de esta investigación iniciaría en mayo en Managua, posteriormente se extendería a la ciudad de León, y los resultados de este proceso podrían estar disponibles en septiembre de este año. Según la Organización Mundial de la Salud, se calcula que en el mundo uno de cada 160 niños tiene TEA. Esta estimación representa una cifra media, pues la prevalencia observada varía considerablemente entre los distintos estudios.