Ervin Sánchez
  • |
  • |
  • END

La decisión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de revisar las reglas de conducta de las empresas de crédito para con los usuarios de las tarjetas de crédito, seguramente se extenderá rápidamente al mundo, incluyendo Nicaragua, debido a que en el país del norte están las principales firmas emisoras de dinero plástico, comentó el doctor en economía Néstor Avendaño.

Obama recibió el jueves por la tarde en la Casa Blanca a los representantes de American Express, Visa, Master Card, Bank of América, en total 12 bancos e instituciones emisoras de tarjetas de crédito.

De acuerdo con la información de la Agencia de Prensa Francesa, AFP, el gobernante de Estados Unidos se puso de parte de los usuarios de las tarjetas de crédito y exigió a las empresas que cesen las prácticas que acorralan a los estadounidenses, castigados por la crisis, en una sociedad en la que el "plástico" es rey.

Al respecto, dos senadores introdujeron a ese cuerpo legislativo iniciativas de ley para frenar “los abusos” de los emisores de tarjetas, como las alzas arbitrarias de tasas de interés y las penalidades excesivas a los consumidores. En tanto que el presidente Obama visitó el Senado para conocer de los proyectos legales.

En un momento en que la cooperación no está muy de moda entre los aliados demócratas de Obama y sus adversarios republicanos, el hecho de que nueve republicanos hayan votado el miércoles a favor del texto, muestra la extensión del resentimiento.

Otras fuertes medidas

Por otra parte, dos influyentes senadores urgieron el jueves a la Reserva Federal, FED, que impusiera una congelación inmediata de las tasas de las tarjetas de crédito, adelantando así la implantación de una norma que debe tener efecto en 2010.

El presidente del Comité de Bancos del Senado, Christopher Dodd, el senador Chuck Schumer, ambos demócratas, pidieron encarecidamente al jefe de la FED, Ben Bernanke, que diera un paso de inmediato para congelar las tasas en las cuentas ya emitidas de tarjetas de crédito.

El texto puede ir al plenario de la Cámara la semana próxima, mientras que otro se está debatiendo en el Senado, por lo que deberá haber un acuerdo entre ambas cámaras para unificar el proyecto.

Entre tanto, Avendaño destacó que lo que apruebe el Congreso de Estados Unidos repercutirá en los distribuidores de tarjetas en todo el mundo, dado que las casas matrices, ubicadas en territorio estadounidense, no pueden estar cumpliendo una ley distinta a la de los demás países, al tiempo que recordó que en cuanto a supervisión financiera, se están aplicando las normas de Basilea 1 y 2, tanto en Nicaragua como en otras naciones.

En ese sentido, pronosticó que a corto plazo se tendrá que cambiar en todo el mundo el modus operandi de los emisores de dinero plástico.

Un balance

Señala el economista que será sumamente importante el proyecto que tiene el presidente de Estados Unidos en materia de regulación a los emisores de tarjetas de crédito, dado que la ley ciertamente debe defender el funcionamiento del mercado libre, pero también tiene que defender a los consumidores de los abusos.

Avendaño sugirió a los diputados de la Asamblea Nacional de Nicaragua que soliciten al Congreso de Estados Unidos copia de la documentación sobre leyes que aprueben al respecto, para, a su vez, mejorar la legislación nicaragüense sobre la emisión y uso de las tarjetas de crédito.