•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) informó hoy que ha propuesto a Nicaragua una colaboración técnica para paliar los efectos del incendio en la reserva biológica Indio Maíz.

La oficina de la Unesco, ubicada en Costa Rica, explicó que dado los impactos "catastróficos" a nivel social, económico y medioambiental del incendio, han mantenido contacto con el Gobierno de Nicaragua para ayudar a disminuir los efectos.

Ejército de Nicaragua frena avance del fuego en zona sur de Indio Maíz

"Se ha ofrecido apoyo al país para colaborar principalmente en las posibles actuaciones de recuperación del ecosistema afectado, así como a través de capacitaciones sobre herramientas, metodologías y buenas prácticas de gestión y prevención de incendios forestales", afirmó la Unesco en un comunicado.

El Indio Maíz, una selva impenetrable ubicada en el extremo sureste de Nicaragua, lleva más de una semana afectada por un incendio que las autoridades calculan en 3,585 hectáreas de extensión y los ambientalistas afirman que superan las 5,000 hectáreas.

La Unesco manifestó que el fuego es una de las fuerzas más dominantes que afecta a la superficie terrestre y contribuye a la degradación de los bosques en gran parte del planeta. De 2003 a 2012 se ha quemado anualmente un promedio de 341 millones de hectáreas, lo que significa el 2.6% de toda la tierra, indicó.

El ente internacional por medio de su Programa sobre El Hombre y la Biosfera, trabaja en impulsar las buenas prácticas en prevención de incendios, la puesta en práctica de soluciones sostenibles ante los incendios forestales, el trabajo con las comunidades y el intercambio de las mejores experiencias en restauración ecológica.

Incendio en Indio Maíz es muy complicado, dice experto de Estados Unidos

Diversas reservas situadas en América Latina han sido afectadas por incendios forestales en los últimos años, como Torres del Paine (2011) y Araucarias (2016) en Chile; Maya (2016) en Guatemala; Darién (2016) en Panamá y Volcán Tacaná (2018) en México.

Con una extensión de 2,093 kilómetros cuadrados, Indio Maíz forma parte del Corredor Biológico Mesoamericano, sirve de hábitat a por lo menos 1,221 especies de aves, 159 de insectos, 65 de mamíferos, 55 de reptiles, 34 de anfibios, 26 de peces y 369 tipos de plantas, así como de 101 especies en peligro de extinción, a pesar de que el bosque no ha sido completamente estudiado.