•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los casos de virus de inmunodeficiencia humana (VIH) detectados el año pasado en las clínicas previsionales aumentaron un 29% respecto al 2016, según datos del Anuario Estadístico del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

El año pasado fueron detectados 116 casos entre los asegurados, 26 más que en el 2016 cuando se descubrió 90 nuevos casos. Actualmente, el grupo de edad más afectado es el de personas mayores de 25 años, con el 67%. 

El 80% de los casos nuevos entre los asegurados se concentra en varones, mientras que el 20% corresponde a mujeres. La mayor concentración está en las clínicas previsionales de Managua, León y Chontales. 

Con VIH y embarazadas

De los 116 nuevos casos de VIH que refleja el Anuario Estadístico del INSS, 23 son mujeres y 13 están embarazadas (56%), lo que representa un riesgo, ya que el virus podría ser transmitido al bebé.

Sin embargo, el Ministerio de Salud (Minsa) sostiene que en Nicaragua el contagio de VIH  de madre-hijo está por erradicarse. En el año 2016, la cantidad de embarazadas con el virus fue de 116, pero solo dos niños nacieron con la enfermedad.

Arelis Cano, directora de la Red de Mujeres con VIH, sostiene que las mujeres embarazadas que son portadoras del virus son víctimas de estigma y discriminación y eventualmente los hijos también.

“Cuando las mujeres con VIH tienen hijos, estos son duramente discriminados. El estigma y la discriminación que predomina hacia estas personas provoca que muchas veces los demás tengan miedo a realizarse la prueba y cuando se deciden quizás ya desarrollaron Sida”, comenta Cano.

Se puede vivir con VIH

Sumaya Moreira, médico internista y máster en VIH, explica que en la actualidad el virus es considerado una enfermedad crónica que puede ser controlada siempre y cuando se tome el tratamiento de manera oportuna y sistemática.

“Una persona puede vivir hasta 30 años con VIH, es una infección crónica tratable. Pensar que si se tiene VIH te vas a morir a corto plazo, evidencia falta de conocimiento y falta de educación sexual y reproductiva”, afirma. 

El 80% de los casos nuevos entre los asegurados se concentra en varones. Archivo/END

El uso del condón es vital para evitar el contagio, insiste Moreira. Además recomienda que “cuando existe una pareja discordante (solo una persona es portadora del virus), quien es positivo debe recibir su tratamiento completo y usar siempre condón durante las relaciones sexuales, pero también, la persona que no es portadora del virus debería recibir profilaxis como una estrategia de prevención”.

A nivel general durante el 2017, se reportó 33,630 casos de infecciones de transmisión sexual en las clínicas previsionales, un 7% menos que en el 2016. El 97% se concentró en mujeres y por edad, el 58% de los afectados tiene entre 15 y 34 años.