•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos accidentes ocurridos en Matagalpa y León dejaron como resultado una persona fallecida y 52 lesionados. 

La víctima fatal se registró en la ciudad de León la noche del jueves, tras el choque entre una camioneta y un autobús de transporte colectivo de la ruta Chinandega-Managua, ocurrido en la comunidad Los Ranchos, en el kilómetros 82.5 de la carretera León-Managua.

La víctima fue identificada como Allan Gustavo Padilla, este viajaba como pasajero en la camioneta en compañía de otras 23 personas, originarias de Managua.  Otras 18 personas que resultaron lesionadas en este accidente fueron trasladados por Cruz Roja al Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodra) de León.

De acuerdo con una fuente policial, el incidente se produjo a las 8:45 p.m., cuando la camioneta Nissan, placa M034892, conducida por Julio Sánchez, de 54 años, que circulaba de León hacia Managua, impactó en la parte izquierda trasera del autobús amarillo, placa LE491, conducido por Engels Dolmus Ramírez, que circulaba en sentido contrario, de Managua hacia Chinandega.

Según la fuente policial, aún se investigan las causas del accidente, pero se presume que el conductor de la camioneta se durmió al volante, además que circulaba con exceso de pasajeros.

El oficial Víctor Magaña, miembro del puesto de mando de Cruz Roja en León confirmó que las personas que viajaban a bordo de la camioneta retornaban a Managua luego de participar de un funeral en la comunidad El Limón, Malpaisillo.

Bus se estrella en Matagalpa

En tanto, en la Matagalpa un bus de transporte colectivo que iba con 34 pasajeros se estrelló contra un paredón.

El hecho ocurrió a eso de las 7: 15 a.m. del viernes en el sector de Puna Arena, mejor conocido como Las Carmelitas.

Dentro de los 34 heridos se informó que hay tres personas en estado grave que tuvieron que ser remitidos a Managua.

El accidente se produjo cuando el microbús crema palca MT 256-16 conducido por Róger Manuel Mejía Rostrán, de 45 años de edad, sufrió desperfectos mecánicos al momento que bajaba una pendiente, por lo que el conductor tuvo que maniobrar unos 500 metros y buscar un lugar para detenerse. Esto evitó que cayera a un abismo de unos mil metros de profundidad.