• |
  • |
  • END

María Eugenia Blanco Reyes, condenada a cuatro años de prisión por el delito de corrupción de menores en noviembre de 2007, en Diriamba, Carazo, anda en libertad por buen comportamiento en el Sistema Penitenciario y por el perdón de la madre de la víctima.

El diez de septiembre de 2008, el juez de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de Carazo, Carlos Alfonso Oviedo Juárez, concedió la libertad a la sancionada, después que su defensa, José Balmore Flores, promovió el ocho de septiembre, de ese mismo año, un incidente de suspensión de pena a favor de Blanco.

Entre los argumentos de Balmore para sacar a su defendida de la cárcel, estuvieron: buen comportamiento dentro del Sistema Penitenciario, la falta de antecedentes penales de la procesada --más que el señalado--, la integración de Blanco al trabajo sin remuneración dentro del Sistema Penitenciario, entre otros.

“La pena no es superior a los cinco años, por lo tanto puede optar a la suspensión de la misma, según el nuevo Código Penal”, argumentó el abogado.

Blanco goza de libertad, pero debe cumplir con ciertas medidas cautelares durante los tres años de prueba, como son: presentarse una vez al mes al Juzgado de Ejecución de Sentencia, se le prohíbe visitar casas de juego de azar, centros de expendio de bebidas alcohólicas y drogas, entre otros.