•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 320 artesanos de todo el país han sido capacitados en la elaboración de tejidos, artesanías decorativas, utilitarias e inmobiliarias a base de bambú, lo que les ha permitido expandirse a nuevos mercados, mejorar sus ingresos económicos y aumentar el valor de sus productos hasta en un 30%.

Las capacitaciones se han desarrollado en el marco del proyecto Cultivo de bambú y mejoramiento de la eficiencia en la producción de artesanías de bambú en Nicaragua, ejecutado por el Fondo de Desarrollo y Cooperación Internacional de Taiwán (ICDF), en alianza con el Ministerio de la Economía Familiar Comunitaria, Cooperativa y Asociativa (Mefcca) y el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA).

El proyecto posee la asistencia técnica de voluntarios taiwaneses. Nayira Valenzuela/END

Sheng-Tsair Pan, jefe de la misión técnica de Taiwán en Nicaragua, explica que el proyecto que inició en 2016 y finalizará en el 2020, cuenta con un fondo inicial de US$2.5 millones y se han logrado establecer seis talleres modelos en diferentes municipios del país. ​

“El proyecto contempla las selecciones de talleres modelos que trabajan el bambú para ser dotados de herramientas, equipos y materiales de construcción, que vienen a diversificar y mejorar la calidad de los productos en el mercado nacional”, dice el diplomático. 

La fábrica ubicada en el Parque Nacional de Ferias, en Managua, cuenta con 16 máquinas profesionales procesadoras de bambú, entre estas hay rajadoras, separadoras y formadoras que se usan para producir reglas, fibras y palillos que juntas tienen un valor de US$63,000.​

El proceso

Las capacitaciones se imparten durante tres meses y en los encuentros semanales los artesanos aprenden a elaborar todo tipo de productos a base de bambú: muebles, camas, hamacas, bolsos, sillas, mesas, servilleteros, cortinas, entre otros. Algunos acuden para mejorar su técnica. 

Las capacitaciones se han desarrollado en el marco del proyecto Cultivo de bambú. Nayira Valenzuela/END

“Antes del proyecto nos dimos cuenta de que los artesanos nicaragüenses trabajaban de forma artesanal, con herramientas que no son las adecuadas para trabajar y eso hacía que sus productos fueran pocos y se vendieran a un menor precio. Ahora hay una oferta más variada, de mayor calidad y cuentan con mejores ingresos”, comenta el gerente de proyecto, Yun-Chieh Wang. 

El proyecto posee la asistencia técnica de voluntarios taiwaneses que han sido capacitados para brindar los talleres.​

Plantaciones de bambú

Yun-Chieh Wang, gerente de proyecto del proyecto de bambú, asegura que en los últimos dos años se ha beneficiado a productores nicaragüenses con la entrega de 10,000 plantas de bambú, llevando a cabo la meta de plantar 300 hectáreas alrededor de toda Nicaragua, la mayoría concentrada en el departamento de Masaya. 

Vitelio Humberto de León, instructor del proyecto, sostiene que el bambú es un material más amigable con el medioambiente, “es un buen recurso y de calidad frente a la madera, es más accesible y se pueden hacer desde casas hasta todo tipo de mueble, la gente debería adquirirlo más”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus