•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Instituto Nacional Forestal (Inafor) envió ayer un cargamento de más de 20,000 plantas a bordo de 8 camiones para reforestar la Reserva Indio-Maíz, recientemente afectada por un incendio que duró hasta diez días y quemó alrededor de 5,484 hectáreas.

“Estas plantas van a ser sembradas en sitios donde es el área de amortiguamiento o mejor dicho sus alrededores, ya que la zona afectada del incendio se va a recuperar con la regeneración natural”, señaló la codirectora forestal de Inafor, Sumaya Castillo.

De acuerdo con Castillo, las plantas enviadas corresponden a especies nativas de la zona como el granadillo, el guapinol, la caoba, el cedro y el laurel, entre otras para conservar los ecosistemas.

Por su parte, los indígenas del Gobierno Territorial Kriol, de la Reserva Biológica Indio-Maíz, pidieron ayer al Gobierno evaluar primero los daños causados antes de iniciar el proceso de reforestación en el área afectada.

“Las actividades de restauración deben hacerse después de una evaluación de la zona quemada para evitar causar más daños al ecosistema”, dijo el guardabosque de esa reserva, José Dolores Velázquez, en rueda de prensa, en Managua.

De acuerdo con el guarda de la reserva, el incendio dejó una capa de al menos 50 centímetros en cenizas, por lo que “entonces cualquier plantita que se cultive no va a funcionar porque los ácidos de las cenizas va a deteriorar su fuerza”.

Antes de comenzar con las reforestaciones “hay que tomarse un pequeño tiempo y después actuar de una manera sabia e inteligente”, sostuvo.

El incendio que afectó Indio-Maíz, desde el pasado 3 de abril, se hizo difícil de controlar y sofocar debido a que ocurrió en un lugar donde predominan los yolillales, un tipo de palma rica en aceite, que facilita la propagación y permanencia de las llamas.

El incendio en Indio-Maíz es el más grande reportado en la historia de la reserva biológica, ubicada en el extremo sureste de Nicaragua.

Con 2,093 kilómetros cuadrados de extensión, Indio-Maíz es el hogar de indígenas Rama y Kriol, así como de una amplia variedad de animales representativos de la fauna centroamericana, incluidas especies en peligro de extinción.