•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una nueva brigada de médicos fue enviada ayer a la zona afectada por un gran incendio en la Reserva Biológica Indio-Maíz, en el extremo sureste de Nicaragua, con el objetivo de atender a personas que combatieron el fuego, informó el Ministerio de Salud (Minsa).

La brigada, compuesta por 18 trabajadores de la salud, entre ellos médicos generales, especialistas, enfermeras y técnicos, partieron esta mañana hacia el departamento (provincia) de Río San Juan, donde atenderán a comunitarios y miembros del Ejército de Nicaragua que sufrieron algún padecimiento durante las acciones contra el incendio que duró 10 días, según el Minsa.

Hasta ahora el Gobierno de Nicaragua no ha informado sobre elestado de salud de 1,500 soldados y 160 voluntarios comunitarios que combatieron el incendio, aunque sí reportó que uno de los comunitarios sufrió quemaduras de segundo grado en sus pies, hasta la altura de las rodillas.

Entre el 3 y el 13 de abril, el incendio quemó al menos 5,484 hectáreas de bosques, según datos oficiales, aunque grupos ambientalistas sostienen que la cantidad superó las 6,000 hectáreas.

La brigada médica también atenderá a pobladores de la zona con padecimientos de salud, ante posibles afectaciones a causa del humo, afirmó la funcionaria del Minsa, Carolina Dávila.

El incendio fue el más grande reportado hasta ahora en Indio-Maíz, que tiene una extensión de 2,093 kilómetros cuadrados y forma parte del Corredor Biológico Mesoamericano.