•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por quinta vez, ayer fue suspendido el juicio contra Jonathan Yamil Sánchez García, acusado de ser el autor del femicidio de la joven Ana Carolina Granera.

Erlin Narváez y José Luis García están siendo acusados por el delito de encubrimiento y omisión del deber de impedir delitos, ya que presenciaron el femicidio sin evitarlo. 

Esta vez dicho juicio se suspendió a petición de los abogados defensores, quienes argumentaron que varios de sus testigos no pudieron asistir a la sala de juicio.

La jueza Carol Urbina, titular del juzgado Distrito Penal de Audiencias Especializado en Violencia, lo reprogramó para este próximo 24 de abril a las nueve de la mañana.

Por su parte, la representante del Ministerio Público, Marcela Carballo, pidió a la jueza Urbina que como máxima autoridad exija a los defensores que cumplan con todas las pruebas y que este 24 de abril sea el último día de juicio.

“La mayoría de veces el juicio se ha suspendido porque los abogados se enferman, porque no están los testigos, creo que es injusto y un abuso de parte de la defensa, ya que aunque la víctima ya está fallecida, cuenta con la representación de su madre, a quien su salud se le deteriora cada vez que hace presencia al juzgado”, dijo Carballo.

Martha Lorena García, madre de la víctima, demandó respeto para ella, su familia y la memoria de su hija, ya que denunció que está siendo víctima de acoso de parte de los familiares de los tres acusados.

“En estos seis meses de juicio me he quedado callada, no he dicho nada, pero ya es demasiado, ellos me ofenden a mí y a mi hija, me gritan que soy una prostituta al igual que mi hija, no es justo, porque sé que entre los tres acusados está el verdadero asesino de ella y tiene que pagar”, alegó García, entre sollozos.

El cadáver de Ana Carolina Granera fue encontrado en las costas de Casares, Carazo, el 22 de octubre de 2017. 

Asimismo, Raquel García, hermana de José Luis García, quién está siendo acusado por el delito de encubrimiento y omisión del deber de impedir delitos, aseguró que su hermano es inocente y que los verdaderos culpables del crimen ya están en libertad.

“La jueza declaró culpables a Nelson Rojas y Napoleón Díaz Cano, les dio dos años de cárcel por ser cómplices y por haberse declarado culpables de ese delito, y hace una semana los dejaron libres, ahí andan tranquilos en la calle, los hemos visto, la Policía los sacó a escondidas en horas de la noche, no sé dónde está la justicia aquí”, gritó.