•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) consideró que las reformas anunciadas por el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), particularmente el aumento de contribución de las empresas, traerán “necesariamente despidos y más desempleo”.

“Para los ya desempleados, los grandes ausentes en la discusión en este tipo de reformas, les será más difícil encontrar un puesto de trabajo en el sector formal”, reaccionó el centro de pensamiento en un comunicado de prensa enviado a los medios de comunicación.

“El paquete de reformas significará que dejarán de circular en la economía unos US$200 millones, o un 1.5% del PIB, convirtiendo esta medida en una de las mayores políticas fiscales desde 1990. Este monto redundará en una desaceleración del consumo, una mayor informalidad y menor empleo”, manifestó.

El centro de pensamiento catalogó las recientes medidas tomadas por el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) como un intento de reforma que además de no resolver el problema de fondo del sistema, envía un mal mensaje a los cotizantes activos.

“El mensaje es que por un lado se están aumentando las cotizaciones, elevando las ya altas contribuciones que pagan empresas y trabajadores, mientras que por el otro lado se están reduciendo los beneficios al recibir la pensión”, sostuvo el Funides.

El INSS descartó aumentar la edad de jubilación y la cantidad de semanas cotizadas, una medida planteada por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por otro lado, expuso que las medidas propuestas por la resolución van en contra del crecimiento económico sostenido, “por cuanto atenta contra la competitividad nacional, la formalización de la economía, el bienestar de los más pobres, la generación de empleos y la atracción de inversiones que tanto necesita el país”.

Imposición

El organismo cuestionó que el Consejo Directivo del INSS se impusiera al atribuirse funciones legislativas, como la inclusión de una nueva aportación del 5% a los actualmente pensionados para cubrir sus costos de salud.

“La reforma, apresurada como se hizo, ni siquiera eliminó para la base de este cálculo los aportes adicionales a la pensión base que recibe el asegurado por sus cónyuges e hijos menores de edad. Esto significa que a la pensión se le quita un 5% de lo que deben de recibir los pensionados por sus cónyuges e hijos, despojándolos económicamente sin que sus familiares reciban atención médica”, planteó.

A la vez señaló que se debieron haber incluido como medidas: la disminución de los gastos administrativos, que provocaron el desajuste del INSS, así como un posible adelanto de la deuda al INSS ya reconocida por Ley por el Estado de Nicaragua, que es de US$500 millones. 

“Liquidar activos improductivos, particularmente inmobiliarios, que el INSS ha adquirido y que han deteriorado la calidad de su cartera de inversiones. Hacia el futuro es importante tomar acciones que aseguren la calidad de las inversiones y sus rendimientos, así como mejorar el acceso a la información financiera y actuarial de la institución”, recomendó Funides.

Asimismo, consideró que se debió considerar redirigir al INSS un 1% del impuesto a la nómina que se destina al Inatec, “ya que actualmente este impuesto no está siendo aprovechado por las empresas ni por los trabajadores”.

“Como parte de la política social del Estado, Funides recomienda trasladar al Presupuesto General de la República la partida de pensiones de víctimas de guerra. Ese 1.5 % podría destinarse a financiar pensiones. No es justo que el peso de esa política social recaiga solo en los asegurados, sino que sea asumida como parte integral de la política de protección del Estado de Nicaragua”, agregó.

Aumento de edad

El centro de pensamiento, basándose en sus análisis, destacó el efecto positivo que genera el incremento en la edad de jubilación para los asegurados menos de 45 años.

“Con una medida de este tipo el INSS hubiera comprado 15 años de sostenibilidad. En este sentido, el Gobierno está desaprovechando una importante oportunidad para hacer un cambio que, si bien no es popular, sí hubiera servido para resolver el problema de fondo del INSS, como es el envejecimiento natural de la población”, sostuvo.

El documento, enviado  los medios además plantea que las reformas  anunciadas “vienen por una resolución administrativa del INSS, a pesar de la opinión de importantes juristas que sostienen que dicha acción es ilegal, al suplantar atribuciones reservadas a la Asamblea Nacional de crear o modificar tributos”.

Funides instó al Gobierno a reconsiderar las medidas anunciadas por el INSS, para buscarle una solución integral al tema de la seguridad social en Nicaragua, retomando el consenso público-privado que le ha conseguido al país estabilidad económica y crecimiento en los últimos años.

Asobanp: Reforma al INSS lesiona entendimiento

La Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp) respaldó la posición del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y considera que las medidas adoptadas por el Consejo Directivo del INSS, “en la forma en que las mismas fueron aprobadas”, lesiona el marco de entendimiento que se había venido desarrollando entre el sector privado y el Gobierno.

Según Asobanp, ese diálogo estaba “fundamentado en un ambiente de transparencia y responsabilidad política, lo cual ha sido decisivo para lograr una estabilidad económica y social donde se respetan de forma integral los derechos y garantías de todos los ciudadanos”.