•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Miguel Ángel Díaz Sevilla, un habitante de la comunidad Siempre Viva, en San Juan de Nicaragua, señalado por la Policía Nacional de provocar el incendio en la Reserva Biológica Indio-Maíz, admitió hoy que él y su familia desde hace tres años quemaban terrenos para la siembra de cultivos, "pero nunca había ocurrido algo así". 

"Es lo que hacemos los campesinos para sobrevivir", dijo el joven de 25 años al ser presentado esta mañana en Managua por la Policía Nacional.

"Mi papá había hecho eso (quema de terreno), pero no había sucedido como ahora, así tanto. Él había quemado, pero nunca había ocurrido algo así", aseguró. 

Peritos especializados de la Policía Nacional que viajaron hasta la zona del incendio determinaron que a las cinco de la tarde del 3 de abril, el agricultor quemó media manzana de terreno para sembrar arroz, pese a que en la reserva está prohibido el cultivo.

La Policía ocupó el encendedor con el que el señalado habría quemado el terreno y, según se informó, hay cinco testigos que lo señalan de haber iniciado el incendio.

"Estoy arrepentido"

Miguel Ángel Díaz Sevilla afirmó que él y su familia se involucraron en las labores para apagar el fuego desde el tercer día del siniestro.

"El tercer día del incendio, cuando llegó la brigada para apagar el fuego, mi familia y yo nos dispusimos a colaborar. Pido disculpas por lo que pasó. Estoy arrepentido. Me comprometo a lo que me pongan, reforestar el área dañada", declaró hoy.

El campesino será procesado por el delito de incendio y otros estragos en perjuicio del Estado de Nicaragua, detalló el comisionado general Francisco Díaz, subdirector de la Policía Nacional.

El incendio en la Reserva Biológica Indio-Maíz duró 10 días y afectó a 5,484 hectáreas, equivalentes a 7,786.44 manzanas, según cifras oficiales.

Todo sobre el incendio en Indio Maíz

Nicaragua recibió ayuda de países como México, El Salvador, Honduras y Estados Unidos para enfrentar el incendio.

Más de 1,400 soldados del Ejército de Nicaragua y 160 comunitarios son quienes combatieorn las llamas.