•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobierno de Nicaragua informó este mediodía que durante las protestas en contra de las reformas al INSS, han contabilizado 28 policías heridos, todos ellos con lesiones producto de golpes con piedras, bombas y morteros, como el caso de una agente policial que resultó herida esta mañana en las inmediaciones de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

"Tenemos que lamentar que 20 hermanos policías han sido lesionados, todo producto del asedio a la paz y la seguridad, eso es lo que estamos viviendo, un asedio que muestra la falta de corazón y conciencia, un asedio que muestra lo poco que les importa Nicaragua" expresó la vicepresidenta de la República, Rosario Murillo.

 Lea: Universitarios marchan en León y maestros en Carazo por reformas al INSS

Una agente antidisturbios resultó lesionada hoy por una bomba artesanal que lanzaron universitarios que protestan en Managua contra las reformas a la Seguridad Social y ayer vieron morir a tres compañeros, informaron la Policía Nacional y medios oficiales.

La agente, que estaba detrás de su escudo policial, fue alcanzada por la bomba que explotó en su entrepierna provocando una salida de sangre incontenible, mientras los estudiantes seguían lanzando piedras atrincherados dentro de la estatal Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

La mujer, que gritaba de dolor, fue trasladada en una patrulla al hospital más cercano y escoltada por al menos 10 oficiales, en tanto, los otros seguían disparando gases lacrimógenos y balas de goma a los jóvenes.

 De interés: Familiares de muertos en protestas del INSS llegan a Medicina Legal

Las diferentes manifestaciones de Managua y León, cada vez más numerosas y multitudinarias, provocaron un efecto contagio en diversas ciudades del país centroamericano como Masaya, Granada o Estelí y se saldaron con la muerte de tres personas y con al menos 33 heridos contados por la Cruz Roja.

Los estudiantes y personas particulares que participan en las protestas han dicho en reiteradas ocasiones que no se van a rendir ni dejar intimidar por las autoridades.

Las nuevas medidas de seguridad social establece que el pago que realizan los trabajadores al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) pasa del 6,25 a 7 por ciento a partir del 1 de julio próximo.

Desde esa misma fecha la cuota de la patronal pasará del 19 al 21 por ciento, un punto porcentual más a partir del 1 de enero de 2019 y 0,5 puntos porcentuales a partir de 2020, hasta alcanzar un 22,5 por ciento.

Adicionalmente se estableció la cotización perpetua, ya que los jubilados aportarán un 5 por ciento de la pensión en concepto de cobertura de enfermedades, pero además recibirán, sobre la cuantía de su pensión, asignaciones familiares equivalentes al 13,5 por ciento por la esposa o esposo inválido (era del 15 por ciento) y 9 por ciento por cada hijo menor de 15 años o ascendientes a su cargo mayores de 60 años (era del 10 por ciento).

Las reformas también eliminan el salario máximo para cotizar, que hasta ahora es de 88.005,78 córdobas (unos 2.818 dólares), pero a partir del 1 de julio si un trabajador devenga más que ese sueldo, su cotización será del 7 por ciento en base a su salario bruto.

 Además: Protestas dejan tres muertos y decenas de heridos

Las medidas han sido criticadas por todos los sectores económicos, tanto empresariales como expertos, quienes afirman que las mismas, lejos de evitar la quiebra del INSS, propiciarán desempleo e informalidad, a la vez que disminuirá el consumo, la competitividad y el clima de negocios.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, denunció ayer la "manipulación política" existente en las protestas contra las reformas al reglamento de la Ley de Seguridad Social, y apuntó como culpables a unos "grupos minúsculos llenos de odio" que atentan contra "la paz y el desarrollo".