•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Javier López, de 24 años, Álvaro Gómez, también de 24 años y Abraham Amador, de 17, perecieron en enfrentamientos durante las protestas contra las reformas al INSS, los hechos sucedieron en la comunidad de Monimbó y el mercado de artesanías de Masaya. 

Los tres jóvenes protestantes recibieron impactos de bala en partes de sus cuerpos, lo que provocó que fallecieran rápidamente, según testigos los jóvenes estaban desarmados y sólo exigían que no les quitaran el 5% de su pensión a los jubilados. 

Lea: Cosep pone condiciones para dialogar con Gobierno de Nicaragua

“Hay demasiado dolor en nuestro corazón, todavía no lo podemos creer que no estén con nosotros, ellos no merecían morir de esa manera, porque estaban defendiendo el derecho del pueblo, la Policía Nacional no debería de actuar de esa manera tan cruel contra a los jóvenes”, dijo Santiago Amador, primo de uno de los fallecidos.

Cristian López, familiar de una de las víctimas, comentó que dos de ellos recibieron un disparo en la cabeza y otro en el pecho.

Lea: Estados Unidos pide reconsiderar viajes a Nicaragua por protestas INSS

Una de las víctimas fue trasladada al Hospital Humberto Alvarado, pero falleció producto de la bala alojada en su cerebro lo que le causó lesiones graves y hemorragia interna.

“Yo conocía a estos tres muchachos y eran muy buenas personas, de buenos principios y valores, ellos tenían una lucha justificada, no es justo que estén matando  a nuestros jóvenes de una manera salvaje, sin hacer uso de razón, porque ellos nunca estuvieron armados”, expresó Julia Pasos, vecina de uno de los fallecidos.

Además: Ejército sale a las calles en Nicaragua durante protestas por el INSS

Los cuerpo de los jóvenes fallecidos están siendo velados en sus casas de habitación acompañados de familiares, vecinos y pobladores, quienes lamentan está pérdida y exigen que se haga justicia con los criminales que ocasionaron su muerte.