•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

"¡Era tan solo un niño!, ¡tenía un futuro por delante y me lo mataron!”, lamentaba la madre de Álvaro Manuel Conrado Dávila, de 15 años, uno de los más de diez fallecidos que han dejado las protestas en rechazo a las reformas al Seguro Social. 

Conrado Dávila era estudiante de décimo grado del Instituto Loyola, de Managua, y recibió un impacto de bala en el sector de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) el viernes pasado, cuando se disponía a entregar víveres a los universitarios que protestaban en contra de las reformas al INSS.

En las cámaras de los medios de comunicación quedó grabada la impotencia, llanto y sufrimiento de los familiares de Álvaro Conrado, quienes pidieron comprensión por negarse a brindar declaraciones.

Ayer el cadáver del adolescente fue trasladado hasta iglesia Santo Domingo, donde se ofició una misa en presencia de la comunidad educativa del Instituto Loyola.

Solidaridad

Al dolor de los familiares se sumaron amistades, compañeros de clase y la comunidad jesuita, quienes desde las 9:00 a.m. de este sábado hicieron presencia en la casa de habitación del padre del adolescente, en Monseñor Lezcano y posteriormente se trasladaron a la iglesia Santo Domingo para participar de las honras fúnebres.

Antes de iniciar la misa, el sacerdote y rector del Instituto Loyola, José Domingo Cuesta, instó al Gobierno a frenar la violencia y a permitir a los ciudadanos expresarse libremente para que no se siga derramando sangre de inocentes.

“Una vez más sufriendo las injusticias que cometen, la violencia no genera nada positivo, aquí miramos a un estudiante de nuestro instituto asesinado, una sangre derramada injustamente. El país está en caos y no lo quieren aceptar. Como jesuitas nos pronunciamos y pedimos al Gobierno que cese la represión, es importante que dialoguemos porque los que están muriendo son los jóvenes como este niño de 15 años, trayendo sufrimiento a una familia y a un colegio”, expresó el sacerdote José Domingo Cuesta.

Los compañeros del adolescente recordaron a Álvaro Manuel Conrado Dávila como un joven fuerte y participativo.

“Él era un chavalo fuerte, en la sección el participaba en todo, era dinámico, contábamos para todas las actividades con él. La noticia (de su muerte) nos sorprendió a todos cuando la recibimos en el grupo de WhatssApp, fuimos a verlo al hospital y después nos avisaron que había fallecido”, expresó Rafael Reynosa, quien desde primer año estudiaba con Conrado en el Instituto Loyola.

El Instituto Loyola despidió con misa a estudiante fallecido en las protesta en contra de las reformas al seguro social.

Llamado

Al finalizar la misa Rolando Alvarado, provinciano de los Jesuitas de Centroamérica, dio lectura a un comunicado de la Compañía Jesuita, en donde expresan que lamentan la violencia hacia quienes se manifiestan inconformes por las reformas al Seguro Social.

Luego de la misa, el cuerpo del adolescente fue trasladado a la casa donde habitaba con su mamá y fue velado anoche. 

El sepelio se realizará hoy en Jardines de la Sabana a las 9:00 a.m.