•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rosa Cruz  tenía  18 años de no venir a Nicaragua  y tampoco prevía hacerlo  a  corto plazo, pero una llamada telefónica  que recibió la noche del jueves la hizo regresar a suelo patrio; pero no para lo que ella deseaba que era venir para un festejo familiar;  sino que fue  para llorar y dar cristiana sepultura a su hijo, Maycol Humberto Cruz.

Maycol Humberto Cruz, quien cursaba estudios de posgrado en la Universidad Politécnica (Upoli) murió la noche del viernes en una de las tantas refriegas entre estudiantes de esa casa de estudios que se oponen a la reformas del INSS y  tropas antidisturbios de la policía.

 “Mi hijo no era ningún delincuente, mi hijo era un muchacho sano que estaba sacando un posgrado en la Universidad Politécnica de Nicaragua”, aseguró entre sollozos la mamá del joven.

Basquetbolista abatido

En el barrio Batahola Norte,  la noche del viernes fue abatido de un impacto de bala arriba de la tetilla izquierda el basquetbolista Alvin Molina, en confusas circunstancias.

Sobre la muerte de Alvin Molina existen dos versiones extraoficiales. La primera es que él iba caminando rumbo a su casa cuando le dispararon.

La segunda es que él estaba  en las afueras de su casa y que desconocidos en moto pasaron disparando. Sus parientes optaron por no dar declaraciones a los periodistas.

Retiran cadáveres

Por segundo día consecutivo, familiares de jóvenes fallecidos en los enfrentamientos registrados durante las manifestaciones se presentaron al Instituto de Medicina Legal (IML), en Managua para retirar sus cadáveres. Este sábado las autoridades entregaron los cuerpos de tres de las cinco víctimas fatales que recibieron entre la tarde y la noche del viernes.

A diferencia de otras fechas en las que quienes llegan por los fallecidos son los familiares más cercanos, esta vez se advirtió la presencia de parientes y amigos.

El doloroso ir y venir de los familiares de quienes murieron en las protestas populares comenzó este sábado a eso de las 9:00 a.m. cuando los padres de Manases Sandino Ramírez llegaron a reclamar sus restos.

El estudiante de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), quien habitaba en la entrada a Ciudad Sandino, murió la tarde del viernes en un choque entre estudiantes y  fuerzas antimotines en los alrededores de esa alma máter.

“La policía lo mató de un disparo en la cabeza”, afirmó Marlon Ramírez, padre del joven universitario, quien cursaba el IV año de la carrera.