•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Con barricadas en cada punto de acceso y armados con piedras, los habitantes de las colonias Rafaela Herrera, Villa Progreso, Américas 1, Miguel Gutiérrez y 9 de Junio, todas cerca de la Upoli, mantienen sus protestas hasta la madrugada.

En toda esta zona el serivcio de electricidad está suspendido desde ayer en la tarde, por lo que los pobladores pasaron la noche a oscuras, alumbrados solo por el fuego de las llantas que queman.

En la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), un grupo de estudiantes mantiene una dura lucha en contra de las reformas al INSS y en demanda de cambios en el sistema.

Los pobladores de las zonas aledañas le prestan la ayuda posible: Agua, alimentos, frazadas... apoyo moral.

En las calles de todos estos barrios los manifestantes se han enfrentado a agentes antimotines desde la noche del jueves.

Los protestantes, que conocen desde que nacieron cada calle en esta zona, han logrado evadir a los antimotines corriendo una y otra vez cada cuadra, entrando y saliendo por las diferentes esquinas, hasta despistar a los oficiales.

La quema de llantas, parte de las protestas. Alejandro Sánchez/END

Los pobladores adultos, por su parte, han expresado su malestar por los gases lacrimógenos, que provocar un ardor en la piel y sacan lágrimas de los ojos.

Coordinados

Entre la noche del sábado y la madrugada de este domingo, la coordinación de los jóvenes ya era segura: todos transitaban a pie y quien lo hacía en vehículo llevaba sus luces apagadas, como medida de precaución.

Cuando un vehículo circula en estos sectores y rompe la oscuridad al llevar las luces encendidas, los protestantes saben que no forma parte de su organización, por lo que buscan protegerse.

"Apártense de las luces... apártense de las luces", gritan los manifestantes, escondiéndose detrás de árboles o de los muros en las casas esquineras, hasta que pasa el peligro.

Organizados en grupos de cinco a 10 personas, estos protestantes repelen con piedras y gritos a sus adversarios en una de las zonas mortales en estas protestas: Los alrededores de la Upoli, donde al menos tres personas han muerto, incluido un policía.

Vista de un sector donde ocurren en Managua. Alejandro Sánchez/END

La mayoría de los manifestantes son de los barrios aledaños, pero hay quienes provienen del otro extremo de Managua, como Altagracia, según han explicado.

Entrada la noche e inmersos en la oscuridad y el silencio, en la zona se escucha un grito: ¡La comidaaa!

Los pobladores mismos preparan los alimentos para los jóvenes protestantes, quienes se turnan para comer y beber, sin descuidar los puntos de acceso a todas estas colonias, por si ocurre un ataque repentino.

Anoche, el temor era que el Ejército de Nicaragua iba a llegar a la Upoli. Todo quedó en un rumor.