•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos periodistas fueron retenidos en las cárceles preventivas de la delegación policial, mientras daban cobertura a las protestas en contra del Seguro Social, en León.

Salomón Manzanares Calero, periodista y docente universitario, se encuentra retenido desde el sábado en horas de la tarde cuando daba cobertura periodística a una de las protestas en contra de las reformas al Seguro Social, según conoció este domingo El Nuevo Diario. 

Igual situación ocurrió este domingo con el periodista Christopher Harry Ramos, quien labora de manera independiente.

La retención de Manzanares Calero se efectuó en el sector del barrio San Felipe, en el centro histórico. La solidaridad a favor de ambos periodistas se hizo evidente en las redes sociales y sobre todo por estudiantes universitarios y otras amistades.

Julio Delgadillo, uno de los estudiantes universitarios de la Universidad de Managua (UdeM), en León, expresó que la retención del profesor Manzanares Calero es arbitraria e ilegal. 

“Tiene más de 24 horas retenido, se está violentando el derecho a la libertad de prensa y los derechos humanos del profesor Manzanares, exigimos su libertad inmediata”, señaló Delgadillo.

Cabe destacar que el viernes en horas de la noche, Radio Darío fue quemada por delincuentes, mientras Radio Mi Voz también ha denunciado acoso y amenazas.

Departamentos

En Chontales, desde que iniciaron las protestas por las reformas al sistema de Seguridad Social no se registraron brotes de violencia. Algunos estudiantes universitarios se plantaron pacíficamente afuera de las instalaciones de la Universidad de Ingeniería (UNI), de Juigalpa, en desacuerdo con las decisiones adoptadas por las autoridades. 

Mientras que las ciudades de Jinotepe y Diriamba, de Carazo, amanecieron en total calma, pero con escombros en las calles. En Diriamba, la Alcaldía ubicada en el parque central, permanece totalmente destruida, luego que manifestantes de ambas partes destruyeran, quemaran y saquearan dicha institución.

Asimismo, la sede de un partido político fue quemada parcialmente y destruida durante un enfrentamiento que duró más de seis horas entre manifestantes y autoridades la noche del sábado.