•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 30 muertos, 432 heridos y 200 detenidos en su mayoría estudiantes universitarios es el saldo de las jornadas de protestas populares que iniciaron el pasado miércoles después que el Gobierno anunció reformas a la Seguridad Social. Ayer las autoridades comenzaron a liberar a unos 200 detenidos.

El levantamiento popular  liderado  por los estudiantes universitarios fue reprimido por el Gobierno  con el uso de policías antimotines y fuerzas de choque conocidas en Nicaragua como turbas.

La jornada de protesta que comenzó el miércoles de la semana anterior  con piquetes de universitarios de la Universidad Centroamericana (UCA);  ciudadanos autoconvocados en el Camino de Oriente en Managua y  jubilados en León alcanzaron su  máximo nivel  entre el jueves 20 de abril  y la noche del domingo 27 del mismo mes.

Lisseth Guido, vocera de la Cruz Roja Nicaragüense, confirmó que durante los cinco días de protesta, esa institución brindó 435 atenciones prehospitalarias  relacionadas con las protestas de las cuales 242 requirieron atención hospitalaria.

“De las 435 personas que atendimos, nueve fallecieron” aseguró Lisseth Guido, agregando que la mayoría de las personas que atendieron durante las protestas callejeras tenían heridas por armas de fuego.

Datos de organismos no gubernamentales indican que las protestas populares contra el régimen de Daniel Ortega dejaron 28 civiles muertos y dos agentes del orden público. Las últimas víctimas fatales de la violencia fueron dos estudiantes universitarios y una oficial de la Policía Nacional.

Entre las víctimas mortales de las protestas que se extendieron por todo el territorio nacional  está el periodista Ángel Eduardo Gahona quien fue ultimado de perdigones de escopeta la noche del sábado cuando cubría los daños en la Alcaldía de Bluefields por los disturbios acontecidos en esa ciudad del Caribe Norte de Nicaragua.

Los últimos muertos habrían sido dos estudiantes de la Universidad Politécnica (Upoli), la noche del domingo cuando la Policía atacó esa alma mater recurriendo a infiltrados, según los estudiantes.