•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos semanas atrás, Cristofer Espinoza Centeno, de 16 años, participaba en un encuentro artístico de jóvenes dibujantes. Este sábado fue capturado por autoridades policiales y remitido a las instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote, junto al menos con 200 personas que fueron detenidas en los disturbios generados por las reformas al sistema de Seguridad Social en los últimos días.

Su mamá, Magda Centeno, llegó a El Chipote desde las 5 a.m. para esperar noticias sobre el joven, del que no sabía nada desde el viernes, cuando le informaron que había sido detenido cerca de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

“No aparece en ningún listado de ningún lugar. Yo quiero saber de él, ya había ido a las universidades a preguntar si lo habían visto,  pero me dijeron que no. Sacan las listas y él nunca aparece, por eso estoy más desesperada”, expresó Centeno, de 52 años y madre de siete hijos.

Hasta la tarde de ayer, decenas de familiares de detenidos se apostaron en las afueras de la DAJ para esperar que fueran liberados. Los presos son en su mayoría jóvenes y algunos hasta menores de edad, según familiares. Representantes de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH) indicaron que aproximadamente 200 personas se encontraban dentro de las celdas de la DAJ.

“Tenemos una lista de los detenidos que los familiares dicen tener acá en El Chipote, exactamente no hay una lista completa de cuántos estudiantes se encuentran aquí. Han estado entregándolos en bloques, no todos completamente”, aseguró Karla Sequeira, directora de asesoría legal de la CPDH. A partir de ayer empezaron a ser liberados en grupos de hasta veinte personas, según pudo constatar El Nuevo Diario. 

Esperan reportes

Douglas Valle, de 18 años, quien fue detenido el pasado viernes cerca de su casa en el barrio José Dolores Estrada de Managua y liberado ayer por la mañana, indicó que no sufrió agresiones por parte de las autoridades durante su detención. “No hubo maltrato, acá en este lugar no hubo ningún maltrato físico, pero en el distrito sí”, afirmó Valle, quien es estudiante de la Universidad de Ingeniería. 

El joven fue capturado junto a su madre, Dora Abarca, y su padrastro William Ampié, quienes aún estaban dentro de las celdas hasta la tarde de este lunes. Dentro de las 38 celdas de El Chipote, habían muchas personas que estaban detenidas sin razones aparentes, indicó Valle. “Había bastante gente que siente que en realidad solo iban pasando y los capturaron y los trajeron para acá injustamente. Hay gente que anda en las calles tranquilas y tiene miedo de ver un policía, pero eso no debería de ser así”, agregó.

Sin embargo, otras personas han denunciado que quienes estaban apresados en la DAJ tenían lesiones provocadas por las agresiones sufridas al momento de ser detenidos y durante su estadía en la cárcel. 

“Hay personas heridas, golpeadas, enfermas, hay una serie de condiciones, producto de las golpizas que les han dado. Queremos comprobar su estado”, declaró Marcos Carmona, representante de la CPDH.

Las protestas por las reformas al reglamento de la Ley de Seguridad Social, que fueron revocadas por el gobierno central el domingo, han provocado 29 muertes confirmadas y más de 200 detenidos, según registros de esta organización.