•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las protestas populares  generadas por reformas al reglamento de la Ley de  Seguridad Social que reduce el monto de las pensiones para los jubilados y aumenta los montos de los porcentajes de las cuotas que empleados y empleadores pagan al INSS también ha dejado luto en las filas policiales. Este lunes en el edificio de Plaza El Sol, sede de la Jefatura Nacional de la Policía recibió homenaje póstumo la oficial Juana Francisca Aguilar Cano, de 19 años, quien el pasado sábado en un incidente callejero relacionado con la protesta popular recibió un impacto de bala. 

Juana Francisca Aguilar, quien fue ascendida de manera póstuma al grado de inspectora, recibió un impacto de bala la noche del sábado en la rotonda de Cristo Rey cuando trataba de restablecer el orden público, expresó la directora de la Policía, primera comisionada, Aminta Granera.

“Cada homenaje a los oficiales caídos significa un profundo dolor, pero también un mayor compromiso, porque esta institución no olvida a sus héroes y mártires, sino que se fortalece con su sangre y compromiso”, manifestó la jefa policial.

La directora de la Policía señaló que Juana Francisca Aguilar era una oficial “casi adolescente”  tenía nueve meses de haber egresado de la Academia de Policía y es hija del suboficial mayor, Jorge Luis Aguilar.

Juana Francisca Aguilar quien deja en la orfandad a un niño de tres años se rindió ante la muerte en un hospital privado de la capital un día después de haber sido baleada en las protestas callejeras que iniciaron el pasado miércoles. Después del homenaje póstumo los restos mortales de la policía fueron trasladados a su natal Jinotepe, Carazo, donde ayer recibió cristiana sepultura en el camposanto de  esa ciudad. 

Segundo deceso

El deceso de la ahora inspectora póstuma Juana Francisa Aguilar  es la segunda baja mortal que tiene la Policía en el transcurso de las protestas que iniciaron hace una semana. La primera víctima mortal fue el policía antidisturbios, Jilton Hernández Alvarado.

Este joven policía era miembro de la Dirección de Operaciones Especiales (DOE), fue herido de muerte en una refriega entre gendarmes y estudiantes universitarios en los alrededores de la Universidad Politécnica (Upoli) la noche del 19 de abril.

Dos  muertes en incidentes violentos relacionados con protestas sociales es la primera vez que sucede en las filas policiales en los últimos 28 años.