•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, se reunió esta tarde por más de una hora con los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) para analizar cómo sería el proceso de diálogo entre el Gobierno y diferentes sectores para salir de la crisis que atraviesa el país por unas reformas al INSS.

A su salida de la sede del Episcopado, Aguerri dijo brevemente que el Cosep "está trabajando en diferentes alternativas que nos permitan avanzar de manera rápida".

El presidente Daniel Ortega llamó el pasado sábado a un diálogo con diferentes sectores, incluyendo el Cosep, y propuso que la Conferencia Episcopal fuera mediadora en este proceso, pero el Cosep condicionó el diálogo a que las autoridades sspendan cualquier acto de represión, censura y que garanticen los derechos constitucionales a toda la sociedad.

"Nuestras condiciones se han cumplido, nosotros habíamos pedido poder manifestarnos de forma pacífica, la liberación de los estudiantes y que el canal 100% Noticias volviera a estar al aire. Ahora estamos en manos de la Conferencia Episcopal", afirmó hoy Aguerri.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep. Efraín Díaz/END

El representante del sector privado insistió en que "lo importante es que ya hay una invitación, escuchamos la invitación y nosotros nos vamos a pronunciar una vez escuchemos a la Conferencia Episcopal".

Esta tarde los obispos de Nicaragua brindarán una conferencia de prensa para responder al Gobierno su solicitud de mediadores en lo que sería un diálogo nacional.

El sector privado y la Cámara de Comercio Americana (AmCham) han manifestado que los estudiantes que se han mantenido en protestas desde la semana pasada, deben ser incluidos en la mesa de diálogo para que sus demandas sean escuchadas.

Los representantes estudiantiles que se pronunciaron ayer ante miles de personas que llegaron hasta la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), donde se mantienen reunidos, pidieron al Gobierno restituir la democracia en el país.

Además, solicitaron la reestructuración de la Policía Nacional y el Consejo Supremo Electoral, así como una indemnización a las familias de los muertos que ha dejado la ola de protestas que comenzó tras una reforma al INSS, que aumentaba las cotizaciones.

Esa reforma al INSS ha sido revocada, a causa de las protestas que generó, las cuales dejaron a unas 30 personas sin vida, y centenares de lesionados y detenidos.