•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fiscalía acusó este miércoles a cinco hombres sospechosos de haber participado en el crimen  contra Carlos López García, de 32 años, ocurrido la madrugada del pasado domingo, cuando Managua inició el saqueo en varios supermercados y otros negocios.

Los acusados por este crimen fueron identificados como Michael Peña González, Fernando Ortega Alonso, Rommel  Fabio Guillén, Kevin Martínez Mejía  y Juan  López Oporta, quienes enfrentan cargos por asesinato en perjuicio de Carlos López García.

En la acusación aceptada por el juez Séptimo Distrito Penal de Audiencia de la capital, Abelardo Alvir Ramos, se indica que los cinco acusados se movilizaban en dos motocicletas y que para cometer el crimen utilizaron una escopeta de fabricación artesanal.

¿Qué hicieron?

En el extenso escrito acusatorio se explica que Michael Peña conducía una de las motocicletas en la que viajaba como pasajero  Kevin Martínez Mejía, quien a su vez portaba cartuchos de proyectiles para escopeta calibre 12.

De Juan López Oporta se dice que es quien conducía la otra motocicleta utilizada para ejecutar el asesinato mientras que Fernando Ortega Alonso fue señalado como la persona que portaba la escopeta artesanal con la que disparó a la víctima a corta distancia.

El quinto acusado por el crimen, Rommel  Fabio  Guillen,  hacía las labores de vigilancia con una bomba molotov en la mano, según el escrito acusatorio del Ministerio Público.

Pruebas

La Fiscalía respalda su acusación con el testimonio de cinco testigos de ellos dos presenciales. 

Carlos López García estaba reportado como desaparecido en las manifestaciones ciudadanas que iniciaron hace una semana, pero la Fiscalía no relaciona su muerte con estos hechos.

El escrito acusatorio también está respaldado con el dictamen del Instituto de Medicina Legal que emitió el médico forense, Juan Carlos Medina, quien encontró en el cadáver de la víctima cinco heridas causadas por los perdigones de escopeta.

Un balín de escopeta que le perforó el abdomen y le lesionó órganos vitales es el que terminó con la vida del hombre de 32 años, según el parte médico legal.