•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los senadores estadounidenses Marco Rubio y Bob Menéndez pidieron ayer a la Organización de los Estados Americanos (OEA) que investigue la violencia registrada en las protestas contra las reformas al Seguro Social en Nicaragua, que dejaron al menos 38 muertos, entre ellos un periodista, y decenas de heridos.

En una carta dirigida al secretario general de la OEA, Luis Almagro, ambos legisladores de origen cubano le solicitan que “trabaje con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para llevar a cabo una investigación inmediata y completa”.

“Elogiamos su voluntad para alzar la voz contra los abusos que están teniendo lugar en Nicaragua y le urgimos a trabajar con la CIDH para investigar estos incidentes inmediatamente y trabajar con socios internacionales para llevar justicia a esas familias y rendición de cuentas a las fuerzas policiales”, indicaron.

“Esas fuerzas (policiales) deben entender que no pueden actuar con impunidad”, agregó en la misiva divulgada ayer por Rubio (republicano) y Menéndez (demócrata).

La OEA no tiene prevista ninguna reunión de su Consejo Permanente esta semana, pese a la gravedad de los sucesos ocurridos en Nicaragua desde que comenzaron las protestas, hace ocho días.​

El martes, Almagro escribió un mensaje en Twitter celebrando el anuncio de la Conferencia Episcopal de Nicaragua sobre el inicio del diálogo convocado por el presidente Daniel Ortega.

“Esperamos que genere resultados para resolver los temas institucionales que afectan al país”, afirmó.

CIDH vendría al país

La Cidh, órgano autónomo de la OEA, condenó las muertes en las protestas y anunció que pedirá a Ortega autorización para hacer una visita de trabajo al país.

En un comunicado, la comisión exhortó al Estado a garantizar “el estricto apego a los principios generales de legalidad, excepcionalidad, proporcionalidad y absoluta necesidad en el uso de la fuerza en contextos de protesta social”.​

Como resultado de los diferentes actos de violencia registrados en las protestas de Nicaragua, las organizaciones no gubernamentales y la Cruz Roja Nicaragüense contaban hasta ayer al menos 38 muertos —entre ellos dos policías, un adolescente y un periodista— y 428 heridos.

La CIDH condenó las muertes en las protestas. Alejandro Sánchez/END

Costa Rica condena

El Congreso de Costa Rica aprobó la tarde de ayer una moción en la que condena la violencia ejercida en contra de los manifestantes. ​

La moción fue aprobada con 36 votos a favor y cuatro en contra, y propuesta “para que esta Asamblea Legislativa emita su más enérgica censura y condena por los ataques realizados por fuerzas policiales y militares nicaragüenses contra ciudadanos, estudiantes y periodistas que han derivado en numerosas muertes, así como la represión sistemática a las libertades civiles y la violación a los derechos humanos causadas por el gobierno del presidente Daniel Ortega”.