•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las autoridades costarricenses se preparan ante un aumento en la cantidad de nicaragüenses que quieran viajar a Costa Rica producto de las manifestaciones violentas, saqueos y tensiones que se viven en el país desde hace una semana, reportan medios de Costa Rica. 

El diario CR Hoy informó ayer que la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) a través de su titular, Gisela Yockchen, está valorando la posibilidad de permitir el ingreso de nicaragüenses a su territorio. “Costa Rica está muy comprometido con sistemas de protección especial”, dijo Yockchen, sobre todo, “cuando las personas necesitan ponerse a salvo o salir de su país para evitar estar en un peligro mayor”. 

“No descartamos que posterior a este conflicto podamos tener un aumento en la llegada de nicaragüenses a territorio nacional y dado el caso estaríamos estudiando cuál sería la posición país para facilitar una visa de ingreso”, comentó Yockchen al Diario Extra, también de Costa Rica. 

Según información del Diario Extra, Yockchen expresó que el escenario de una oleada de nicaragüenses hacia Costa Rica haría que la DGME entregara visas humanitarias de ingreso. Posteriormente, esa dirección costarricense tendría que controlar dicho ingreso y valorar qué tipo de solicitud deberían realizar los nicas para permanecer en el país, el tiempo de estadía y las condiciones laborales. También deberían considerar a la cantidad de personas que necesitarían albergue. 

Sin embargo, cualquiera que fuese la decisión del DGME de Costa Rica, debería contar con la aprobación del Ministerio de Gobernación y del presidente de la República. 

Movimiento migratorio 

No obstante, la directora de la DGME costarricense aclaró que un monitoreo en los puestos fronterizos de Peñas Blancas y Tablillas reveló que aún no se registran altos movimientos de nicaragüenses hacia Costa Rica. 

Más bien, Yockchen aseguró que se registra una baja en el movimiento migratorio de Costa Rica hacia Nicaragua, la cual alcanzó hasta el martes pasado una disminución del 50%.