•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los jóvenes del Movimiento Universitario 19 de Abril, que permanecen en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), aceptaron anoche la invitación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) de participar en el diálogo nacional convocado por el Gobierno “para evitar más derramamiento de sangre”, pero exigen garantías. 

“Como jóvenes promotores de la paz y del respeto a la democracia y para evitar más derramamiento de sangre, aceptamos la invitación que nos ha extendido la Conferencia Episcopal de Nicaragua de ser partícipes en la mesa de dialogo en el marco del respeto de todos los estudiantes y de nuestra constitución política”, aseguró anoche en conferencia de prensa la vocera del movimiento, Valeska Valle. 

La participación en el diálogo se dará “siempre y cuando se nos garantice la seguridad de todos los estudiantes, la población, y que no exista persecución política para ninguno de los insurrectos”. 

Los universitarios afirmaron que continuarán en la Upoli “hasta que se cumplan nuestras exigencias y la restitución de un estado social de derecho”.  

Cientos marchan a la Dirección de Auxilio Judicial

“Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, era la consigna principal de los cientos de manifestantes que marcharon ayer hasta las afueras de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote, donde fueron detenidos y golpeados decenas de jóvenes tras las protestas realizadas la semana pasada contra las reformas al Seguro Social, y en donde presuntamente aún se encuentran algunos estudiantes.  

Aunque la Policía informó el martes pasado que todos los jóvenes detenidos en protestas habían sido liberados, la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) aún hay desaparecidos que se sospecha podrían continuar en la DAJ. ​

“Aquí tienen retenidos todavía a una parte de los estudiantes. Ellos (la Policía) entraron a las universidades, junto con la Juventud Sandinista, y se los llevaron”, dijo Roberta Somarriba, estudiante de la Universidad Nacional Agraria (UNA), quien tiene esperanzas de que los jóvenes estén arrestados y no fallecidos. 

La UCA es el punto de partida de distintas marchas. Óscar Sánchez/END

“Estamos aquí pidiendo la liberación de todos nuestros compañeros”, reforzó la joven, mientras ondeaba una bandera de Nicaragua. 

La marcha salió desde la Universidad Centroamericana (UCA) a eso de las 3:30 p.m., y en el camino, cientos de estudiantes, adultos y ancianos se movilizaron también para exigir que se investiguen las muertes de casi 40 personas, muchos de ellos estudiantes universitarios, durante las manifestaciones de la semana pasada que se tornaron violentas. 

En el trayecto, los manifestantes cantaban el Himno Nacional, coreaban consignas como “el pueblo unido jamás será vencido” y  remarcaban el hecho de que “Nicaragua está de luto” por las muertes registradas en manifestaciones encabezadas por universitarios. 

Esta fue una de las dos marchas que se convocaron ayer en Managua, en el tercer día consecutivo en el que no hay represión policial, después de cinco días de enfrentamientos violentos.

Una manifestación que se dirige al Chipote.

Plantón

Estudiantes, trabajadores y población en general vestidos de luto, con velas encendidas ofrendas florales se concentraron ayer en la rotonda Jean Paul Genie, donde rindieron homenaje a los caídos en las recientes protestas.

Los asistentes a este plantón colocaron en la rotonda unas 30 cruces adornadas con flores y cintas negras, como representación a cada una de las almas que fueron truncadas por la represión.

Los artistas se han sumado a esta velada, entre ellas Katia Cardenal, quien cantó “Días de amar”.