•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) exigió este jueves que las autoridades entreguen a los desaparecidos y se realice a lo inmediato una investigación para juzgar a los responsables de los asesinatos de ciudadanos que murieron durante las protestas ocurridas en Nicaragua desde el pasado 18 de abril.

En un comunicado, Funides expresó “indignación” y “repudio” por los muertos y desaparecidos. “Compartimos el dolor y nos solidarizamos con los familiares de los caídos, así como compartimos la angustia de las familias que aún buscan a sus hijos”, indicó.

Además, exigió que la Policía Nacional no reprima manifestaciones pacíficas y no permita que las fuerzas de choque afines al Gobierno vuelvan a reprimir a la población.

Para Funides, “un país no puede funcionar sin una policía que resguarde la seguridad pública”, por lo que consideran “imprescindible la depuración de la institución, de tal manera que oficiales que actuaron correctamente puedan garantizar con legitimidad el orden público”.

Por último, Funides demandó “que se asegure la integridad física de los jóvenes que protestaron y de sus familiares”, teniendo como ejemplo la marcha multitudinaria del 23 de abril y las manifestaciones posteriores, las cuales “demuestran que la población puede manifestarse de manera pacífica sin ser reprimida”.

“No podemos, como sociedad, permitir que en nuestro país nunca más se repitan hechos sangrientos como los vividos recientemente”, destacó.

“Diálogo no será manto de impunidad ”

El obispo católico Silvio Báez lanzó una advertencia sobre el diálogo entre el Gobierno, el sector empresarial, la sociedad civil y la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora, al decir que “los criminales que han asesinado y torturado a nuestros jóvenes no piensen que el diálogo nacional será un manto de impunidad”.

“Ante todo, verdad y justicia”, expresó el religioso a través de sus redes sociales.

El pasado 21 de abril, el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua calificó a los estudiantes que protestaban contra el Gobierno como “la reserva moral” que tiene el país.

La Iglesia Católica está convocando a una marcha este sábado 28 de abril, para mostrar fe en Dios y “amor a Nicaragua”.

Acciones para propiciar diálogo

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) reconoció que “se han tomado algunas acciones para propiciar el inicio del diálogo” pero consideró importante investigar las muertes y evitar represalias.

“Estos avances abonan el camino para avanzar hacia un diálogo nacional con una agenda amplia y la participación de todos los sectores, incluyendo a los estudiantes, a quienes se les debe garantizar que no sufrirán represalias”, indicó la presidenta de AmCham, María Nelly Rivas.

La Iglesia Católica está convocando a una marcha este sábado 28 de abril, para mostrar fe en Dios y “amor a Nicaragua”.

Añadió que “también es importante que se investiguen y aclaren las muertes y los casos de heridos, presos y desaparecidos”.

Entre las condiciones que se han adoptado, a juicio de esta cámara, está el inicio de la liberación de los estudiantes, el derecho a la manifestación pacífica y el restablecimiento de las señales a los canales de televisión. Además, la derogación del decreto para reformar el Seguro Social, la disminución de los brotes de violencia durante los últimos tres días y la aceptación de los estudiantes a dialogar o la participación de la Conferencia Episcopal como mediadora.

Rivas agregó: “Estamos atentos y listos al llamado de los obispos nicaragüenses para iniciar el diálogo nacional que debe tener una agenda amplia, entre ellos el derecho a la movilización pacífica, garantías para los estudiantes y todos los nicaragüenses que participaron en las protestas, respeto a la libertad de prensa y de expresión, elecciones libres, entre otros”.

Fiscalía anuncia  investigación de crímenes durante protestas

 El Ministerio Público informó que abrió una investigación para determinar quiénes son los culpables de los asesinatos de estudiantes, policías y civiles durante las protestas contra las reformas al seguro social, ocurridas en Nicaragua la semana pasada.

Los daños a la propiedad pública y privada también son investigados, aseguró la institución en un comunicado.

La Fiscalía “pide a la ciudadanía la presentación de denuncias escritas en las sedes municipales y departamentales a nivel nacional”, así como la presentación de elementos de prueba que puedan aportar.

Una vez que se determine quiénes cometieron delitos, “el Ministerio Público garantizará el ejercicio de la acción penal llevando ante la justicia a los culpables de estos actos repudiables”, prometió la institución en el comunicado.

Denuncia

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) denunció este jueves ante la Fiscalía al presidente Daniel Ortega, a la vicepresidenta Rosario Murillo y a la directora de la Policía Nacional, Aminta Granera, por la muerte de 32 de las 37 personas durante el levantamiento popular que inicio hace una semana.

En la denuncia, presentada por Álvaro Leiva Sánchez, representante legal de la ANPDH,  también se incluye a 13 altos jefes policiales.

Upanic: hay pruebas para que paguen los culpables

 El presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Michael Healy, dijo que en el diálogo que sostenga el Gobierno, la empresa privada y otros sectores sociales, se debe exigir que se castigue a todos los culpables de los asesinatos durante las protestas de la semana pasada.

“Hay suficientes  pruebas, tanto en los medios de comunicación, como en las redes sociales, de quiénes son los asesinos, quiénes dieron las órdenes y quiénes fueron los saqueadores del comercio. Suficientes pruebas hay para que paguen los culpables”, subrayó Healy, en una conferencia de prensa con líderes del sector agropecuario de distintas zonas de Nicaragua.

“Queremos respuestas por los desaparecidos, liberar a los presos que todavía quedan, y garantizar la seguridad de los muchachos, como los que están en la universidad, para que regresen a sus casas y no sean cazados ni maltratados, ni ellos ni sus familiares”, demandó Upanic.

Expresó que a la Iglesia católica le espera un arduo trabajo en ese diálogo, y prometió que “Upanic los va a acompañar y a apoyar, para que sea un éxito”.