•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La cifra de muertos, ocurridas durante las manifestaciones de estudiantes la semana pasada en varias ciudades de Nicaragua, ha sido estimada en 63, informó la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

El director de la organización, Marcos Carmona expresó que calculan 63 fallecidos luego de cotejar información con sus delegaciones en varios departamentos del país.

Además, la CPDH registra al menos 15 personas desaparecidas y más de 160 personas heridas por bala, de las cuales nueve perdieron uno de sus ojos.

Otros datos

Por otro lado, el equipo jurídico y los promotores del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) ha logrado comprobar 37 víctimas, cotejando información facilitada por familiares y otros reportes.

El Cenidh indicó que en el recuento de víctimas, hay casos detallados de las ciudades de Managua, Masaya, León, Estelí y Sebaco, en el norte del país. Además, este organismo tiene reportes de 46 desaparecidos.

“En muchos casos las búsquedas de los familiares se ha extendido a las estaciones policiales, a la Dirección de Auxilio Judicial y al Sistema Penitenciario”, informó una vocera del Cenidh.

Ambas organizaciones coinciden en que en la lista de fallecidos hay dos oficiales de la policía y un periodista. Asimismo, solo aparece una mujer entre las víctimas.

Reportes del interior

Estelí, León, Chinandega, Matagalpa fueron algunas de las ciudades en las que hubo personas fallecidas durante las protestas, según reportes periodísticos de la red de corresponsales de El Nuevo Diario.

Organizaciones de socorro que han dado cobertura a las protestas en León indican que en esta ciudad se registra un fallecido, más de 200 lesionados y al menos 25 heridos de gravedad. La víctima en esta ciudad fue Cristian Emilio Cadena, de 23 años, estudiante del segundo año de Agroecología de la UNAN-León.

En Estelí fallecieron los jóvenes Franklin Alexander Valdivia Machado y Orlando Francisco Pérez Corrales, ambos estudiantes universitarios de 24 años; también está una persona en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital local y los médicos le han ubicado un ventilador artificial. Otros dos fueron sometidos a cirugías, uno de ellos por herida de bala.

En Chinandega, la Cruz Roja registra 15 heridos con balas de goma y 20 intoxicados, mientras en el hospital España ingresaron cuatro jóvenes con impactos de arma de fuego, de escopeta calibre 12, que portaban los grupos afines al Gobierno.

Parte de los heridos fueron Jefferson José Hernández, de 15 años, quien fue alcanzado por un balazo en la espalda y Luis Espinoza Anduray, de 28 años, quien recibió un balazo en el costado derecho del tórax que lo mantiene en cuidados intensivos y necesita una operación.

En Matagalpa se registraron 12 personas heridas y un muerto. En el municipio de Sébaco perdió la vida Geovanny Sobalvarro en un enfrentamiento, mientras que David Mendoza, de 55 años, y Azucena Rivas,  de 35, resultaron con heridas de bala.

En la ciudad de Matagalpa, durante un enfrentamiento, fueron heridos Fernando Oporta, Jorge Reyes Solórzano, Otoniel Aráuz, Leslie Urbina, Óscar Vargas, Jorge Matute y César Hernández.

En las afueras de la UCA se encendieron velas por el periodista asesinado en Bluefields, Ángel Gahona.

Mujeres desaparecidas

Trascendió en las redes sociales una lista con al menos siete mujeres desaparecidas durante las protestas. Uno de estos casos es el de la menor Belkis Luvianka Rivas Hernández, de 13 años, reportada por sus familiares como desaparecida desde el 20 de abril pasado.

“Ese día la llamé a su celular y me dijo que pasaba por la Upoli, cuando unos jóvenes le dijeron que si podía ayudar a trasladar a una persona herida al interior de la universidad. Eso fue todo lo que alcanzó a decirme. No entendía lo que pasaba”, relató Jennifer del Carmen Hernández Ruiz, mamá de la menor.

Agregó que le han dicho que está en la Upoli, pero ya fue a buscarla y nadie da razón de ella.

“Me podrán decir que la han visto en un lugar u otro, mientras no la tenga de frente y la abrace, seguirá desaparecida. No sé cómo existen personas que les gusta ver sufrir al prójimo, soy madre y he agotado mis recursos en la búsqueda de mi hija”, indicó Hernández Ruiz.