•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

EL pastor Pedro Pablo Rojas, presidente de las Asambleas de Dios, aseguró que los pastores de diversas denominaciones evangélicas del país, reconocen el protagonismo de la juventud en las protesta por las reformas al Seguro Social.

"El meritorio reconoce el protagonismo de la juventud nicaragüense en los diferentes momentos de la historia y en particular en este tiempo", aseguró Rojas.

Lea: ​“Eran ríos de gente… Fue algo nunca antes visto en Nicaragua”

El pastor reveló que participarán en el dialogo convocado por el gobierno a raíz de la crisis generada por las protestas, y señaló que este debe ser incluyente para todos los sectores representativos.

Rojas manifestó que todos los pastores consideran que este diálogo debe tocar temas de interés nacional que se traduzcan en soluciones permanentes.

La OEA retoma negociaciones con Nicaragua para reformar su sistema electoral

También demandan concluir el proceso de liberación de todos los detenidos en las protestas y el esclarecimiento de las muertes registradas  durante las manifestaciones. 

Los pastores evangélicos piden el cese de la represión por parte la policía hacia los manifestantes y demandaron respetar la libertad de prensa y uso de redes sociales.

Rojas declaró que serán cuatro los pastores que participaran en el dialogo, incluido él.

En tanto Roberto Rojas, secretario de las Asambleas de Dios de Nicaragua, declaró que “aunque fuesen dos los fallecidos no están de acuerdo con las muertes”, en relación a las personas que perdieron la vida durante las protestas.  

Lea: CPDH: Muertos en protestas son 63

Roberto Rojas también lamentó de manera especial la muerte del periodista Ángel Gahona, debido a que este era hijo de un pastor  de las Asambleas de Dios en Bluefields.

Las protestas contra las reformas al Seguro Social en Nicaragua dejaron al menos 63 muertos, según la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

La CPDH también registra al menos 15 personas desaparecidas y más de 160 personas heridas por bala, de las cuales nueve perdieron uno de sus ojos.