•  |
  •  |
  • END

La imagen de desprestigio que pesa sobre el Poder Judicial nicaragüense está siendo aprovechada por los representantes legales de la transnacional Dole Food Company Inc. para esquivar las demandas interpuestas por miles de ex trabajadores bananeros afectados por el pesticida Nemagón, afirmó el abogado Jacinto Obregón Sánchez.

Obregón, cuyo equipo lleva un caso en nombre de unos tres mil campesinos del Occidente del país, y de otros mil en Costa Rica, lamentó que procesos cuestionables de orden político desarrollados en Nicaragua, sirvan de argumento para la transnacional con el objetivo de “contaminar” la demanda de los intoxicados por el veneno.

El abogado reveló que un juez de Miami, Estados Unidos, mandó a suspender la ejecución de una sentencia que estaba a favor de sus representados, luego que Victoria Chaney, jueza de la Corte Superior de Los Ángeles, “influenciada” por la firma Dole, le advirtiera de la corrupción que supuestamente impera en el sistema judicial nicaragüense.

“Esta juez se fue más allá de sus límites, y en la corte de Miami, donde está el juicio nuestro, está en proceso de ejecución de una sentencia a favor, le escribió al otro juez que tuviera mucho cuidado, que debiera suspender ese juicio, porque hay fraude. Y el juez lo suspendió. Esto ocurrió hace poco”, afirmó Obregón. “Yo no se por que tomó esa actitud extrema de ir a informar”, añadió.

“El patrón” Chaney

La semana pasada, se conoció que la jueza Chaney desechó dos demandas impulsadas por el bufete de los abogados Juan José Domínguez y Antonio Hernández Ordeña, en nombre de miles de afectados por el Nemagón, tras acusar a dichos juristas de cometer fraude, levantar pruebas falsas e inventar testimonios, con la complicidad de jueces en Nicaragua.

La funcionaria señalada por Chaney fue Socorro Toruño, Jueza Segundo de Distrito Civil y Laboral de Chinandega.

Obregón dijo que “en el fondo es una estrategia de las transnacionales”. “El problema es que una de las armas que hasta cierto punto ha tenido éxito, es crear desconfianza en las cortes de Estados Unidos, sobre los demandantes de los trabajadores”, afirmó.

Según él, “la gran campaña” de desprestigio que recae sobre las entidades como la Corte Suprema de Justicia, los juzgados y los distintos tribunales en el país, está causando daño antes las demandas de los campesinos “que fueron víctimas de genocidio”.

“Todo mundo dice que el Poder Judicial en Nicaragua no es confiable, por cualquier razón. Eso se puede decir, tal vez, en casos que son políticos. Pero en estos casos, donde incluso no hemos recibido el apoyo del Estado, sino que hemos luchado solos contra las transnacionales, ellos quieren contaminar las causas nuestras”, dijo el abogado.

Y reiteró: “Son campañas, que cuando van al exterior, las aprovechan las transnacionales”. Aunque sostuvo que su equipo de representantes legales cuenta con las pruebas suficientes, inclusive, “confesiones de ellos mismos, de las barbaridades que hicieron”.

Por otro lado, calificó un “craso error” que los abogados Juan José Domínguez y Antonio Hernández Ordeñana, interpusieran directamente una demanda en Estados Unidos, donde las autoridades “desconocen nuestra realidad”.

Jueza nica se defiende

En breves declaraciones brindadas a EL NUEVO DIARIO este domingo, la jueza Socorro Toruño afirmó que todo lo realizado por ella en las causas relacionadas con el pesticida Nemagón “fue ajustado a Derecho”.

“Yo actué apegada a las leyes de Nicaragua, y esta persona (jueza Chaney) no es quién para acusarme de corrupción”, dijo la judicial, quien prometió una amplia entrevista hoy, para contrarrestar las acusaciones de su homóloga norteamericana.