•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cardenal José Leopoldo Brenes repudió y condenó “la acción provocativa” de un motociclista que se introdujo en la Catedral Metropolitana de Managua  gritando “quién es el que quiere la paz” minutos antes de iniciar la misa dominical de las ocho de la mañana. La Arquidiócesis de Managua denunció el hecho en un comunicado.

“El señor Cardenal, junto a los Sacerdotes y Religiosas de la Catedral repudian y condenan dicha acción provocativa. Ante esto invita a los fieles a mantener una perenne jornada de oración desde sus hogares, solicitando por medio del rezo del Santo Rosario en familia la intersección de María, Madre de la Iglesia”, dice el pronunciamiento del clero de la Arquidiócesis. 

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, también rechazó la acción del motociclista escribiendo lo siguiente en su cuenta de Twitter: “Junto al señor Cardenal Leopoldo J. Brenes, Arzobispo de Managua, repudio y condeno la vulgar e irrespetuosa acción del motorizado que irrumpió hoy (ayer)domingo 29 de abril en la Santa Iglesia Catedral de Managua. ¡La primera que quiere la paz es la Iglesia!”. 

El comunicado indica que minutos antes de iniciar la misa de las 8:00 a.m., “irrumpió de forma violenta una persona de sexo masculino motorizado, quien llegando a toda velocidad hasta el presbiterio de Catedral gritó exaltado y de forma retadora: “¿Quién es el que quiere la paz?”.  

El cardenal José Leopoldo Brenes repudió y condenó “la acción provocativa”

Feligreses pidieron abandonara el local

Un feligrés divulgó un video donde se observa al tipo manejando la moto dentro de la Catedral y a un grupo de personas que le piden que salga de la principal casa de oración de los capitalinos.

 El hecho se registra un día después de que la Arquidiócesis, que incluye a los departamentos de Masaya y Carazo, celebrara una peregrinación que tuvo el respaldo masivo de los ciudadanos.

La caminata inició en tres puntos de Managua, donde distintos grupos marcharon hasta la Catedral y concluyó con una homilía en que se consagró a Nicaragua al Corazón de la Virgen María y en ella los obispos reiteraron que participarán en el diálogo nacional aceptado por el Gobierno, pero sin tolerar arreglos “por debajo de la mesa”. 

Durante la peregrinación, los pobladores repudiaron las muertes ocurridas durante las protestas al Gobierno, registradas la semana pasada, una ola de violencia que ha sido condenada por la Iglesia.