•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Movimiento Estudiantil 19 de Abril, formado por universitarios que protestan contra el Gobierno de Daniel Ortega, pospuso hoy sus actividades en las calles por medidas de seguridad, debido a que simpatizantes del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) marcharán este lunes en Managua.

"Para proteger la integridad física de los estudiantes y población en general, el Movimiento Estudiantil 19 de Abril pospone toda actividad en las calles el día 30 de abril", indicó ese Movimiento en una declaración pública.

La marcha estudiantil y ciudadana, que saldrá de las afueras de la Universidad Centroamericana (UCA), hasta la sede de la Asamblea Nacional (Parlamento), se realizará el día miércoles 2 de mayo a las 09:00 horas (15:00 GMT), anunció.

Ese Movimiento explicó que suspende sus actividades este lunes, porque "no queremos más violencia y muertes, (y) no temeremos ser tolerantes".

Los sandinistas marcharán este lunes para mostrar su apoyo al Gobierno de Daniel Ortega y para reclamar paz y diálogo tras las violentas protestas que dejaron al menos 42 muertos.

Desde primeras horas de la mañana, numerosos vehículos, camionetas y autobuses partieron desde diferentes puntos del territorio nacional para participar en esta concentración, que tendrá lugar a las 15:00 hora local (21:00 GMT) en la Plaza de las Victorias de Managua, un icónico lugar utilizado por los sandinistas para celebrar sus victorias electorales.

La marcha oficialista contará con la participación de empleados públicos y cargos electos del FSLN, además de simpatizantes y ciudadanos afines al sandinismo.

Esta concentración supondrá una medición de fuerzas frente a las dos últimas manifestaciones multitudinarias en las que miles de nicaragüenses reclamaron justicia por las víctimas y pidieron la renuncia del presidente Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Nicaragua atraviesa una crisis que hoy cumple trece días, debido a multitudinarias manifestaciones en contra del presidente Ortega, que iniciaron por reclamos a unas medidas de seguridad social y continuaron a pesar de que el mandatario revocó su decisión, debido a las múltiples muertes causadas.

El país centroamericano vive pendiente del comienzo del diálogo que protagonizarán el Gobierno y el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), con la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora, aunque todavía no se ha especificado una fecha para su celebración por parte de los interlocutores.

Desde que comenzaron las protestas hace trece días, los enfrentamientos violentos que se produjeron en Nicaragua dejaron al menos 42 muertos y un total de 48 desaparecidos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias incrementan esta cifra hasta las 63 víctimas.