•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, no dio fecha hoy para el inicio del diálogo nacional en Nicaragua, pese a que lo destacó como una herramienta para lograr "la justicia social y económica, y la seguridad de los nicaragüenses".

En el primer acto de masas del gobernante FSLN tras las protestas que dejaron en Nicaragua entre 40 y 60 muertos, Ortega afirmó que se ha logrado "recuperar la calma" y "la estabilidad".

"Está pendiente la instalación de un diálogo, para tratar de ver temas que tienen que ver con la justicia social y económica, y la seguridad de los nicaragüenses", declaró Ortega a miles de sus seguidores.

En ese diálogo participarán los empresarios, trabajadores y estudiantes que dirigieron las protestas, así como la iglesia Católica, como testigo y mediadora.

Según Ortega, en el diálogo nacional se trabjará para encontrar "a los culpables" de los actos de violencia.

El acto del FSLN, hoy en Managua. Cortesía El 19 Digital/END

"(Pero) no para lanzarnos llenos de odio contra ellos, no para lanzarnos con el cuchillo en la mano contra ellos, sino para que entiendan de una vez por todas que ya Nicaragua entera escogió el camino de la paz, de la estabilidad y de la seguridad", declaró Ortega.

Durante el acto, Ortega pidió guardar un minuto de silencio por las personas muertas durante las protestas, que de acuerdo con organismos defensores de los derechos humanos son entre 40 y 60.

El presidente nicaragüense, sin embargo, acusó de los actos de violencia a "fuerzas interventoras", sin nombrar a nadie.

En el acto, Ortega estuvo acompañado por la vicepresidenta, Rosario Murillo; el sindicalista y presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras; la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz Ramos; y el fundador del FSLN, Víctor Tirado López, quien se había convertido en un crítico del propio mandatario.

El de hoy fue el primer acto de masas del FSLN tras las protestas de abril. Cortesía El 19 Digital/END

Las protestas en Nicaragua comenzaron tras unas reformas al INSS, que luego el gobierno ordenó revocar.

En tanto, para el diálogo nacional la iglesia Católica advirtió que una vez instalado dará un mes para comprobar resultados, o de lo contrario lo abandonará.