•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las primeras lluvias de la temporada en Nicaragua causaron este fin de semana la reducción de los puntos de calor, que son los que dan la pauta sobre posibles incendios forestales, informó hoy una fuente oficial.

La vicepresidenta Rosario Murillo afirmó que "la reducción de los puntos de calor está vinculada a las lluvias".

Según Murillo, este lunes el monitoreo realizado por el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) detectó 4 puntos de calor, una cantidad mínima en comparación con los más de 1.000 detectados dos semanas atrás.

Los puntos de calor, que técnicamente deben superar los 57 grados Celsus para ser considerados como tales, se observan principalmente en horas de la tarde, lo que indica que se trata de fuego causado por agricultores, pese a que existe una prohibición expresa por parte del Gobierno, para evitar incendios en los bosques.

Los puntos de calor son vigilados tanto por vía terrestre como a través de imágenes de satélites. Los incendios forestales son considerados una amenaza de desastre en Nicaragua, en el mismo nivel que un terremoto, un tsunami o un huracán.