•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los comerciantes afectados por el incendio ocurrido la tarde del domingo rechazan que la causa haya sido un cortocircuito a como dieron a conocer las autoridades correspondientes, porque tienen más de un año de no tener el servicio de energía eléctrica.

Jairo Herrera, comerciante, considera que las pérdidas en este siniestro son millonarias y que en su caso perdió como mínimo 150 mil dólares porque tenía en las dos tiendas, ofrecía mercadería (ropa y calzado) nueva.

“Los comerciantes descartamos el cortocircuito porque no hay energía eléctrica, no se venden productos inflamables. Acá se dice entre comerciantes que un grupo de seis elementos andaban con actitud sospechosa y que andaban pasamontañas”, señaló Herrera.

Mientras que Miriam Morales, comerciante de ropa usada, expresó que este incendio resulta sospechoso porque ocurre cuando la mayoría de los comerciantes habían cerrado sus tramos y en esa zona no hay energía. 

“Tenemos conocimiento que seis hombres andaban rondando este sector y andaban encapuchados“, dijo Morales, quien tiene más de 40 años de vender en este centro de compras.

Refirió que el comerciante que no resultó afectado en este incendio fue saqueado y que han tenido que aguantar hambre, sed, humillaciones de los prestamistas.

“Es horrible ver cómo todo tu esfuerzo se quema en cuestión de segundos y a estas alturas el Gobierno no brindará ayuda por los últimos acontecimientos (las protestas por la reforma al INSS)”, indicó la comerciante de ropa usada.

Pobladores apoyaron

Morales asentía un no con la cabeza, al ver a su alrededor la destrucción que causó el siniestro, que fue inicialmente sofocado solo con algunos propietarios de negocios, a esta tarea se sumaron trabajadores y pobladores de los barrios aledaños, quienes rompieron un tubo madre de agua potable para hacerle frente al incidente.

En tanto, Walter Hernández, otro comerciante de ropa usada, mencionó que el lugar siniestrado está ubicado al costado norte de la galería de abarrotes, en la zona 2, que se quemó en mayo de 2017.

“En menos de un año se vuelve a quemar otro sector de la zona 2, si bien es cierto algunos comerciantes realizan conexiones ilegales, porque no invierten en accesorios adecuados, no es cierto que haya sido un cortocircuito porque no hay electricidad desde hace un año”, indicó Hernández, quien aseguró que iniciará de cero para salir adelante.

El comerciante recordó que en enero de este año se quemó el sector carme y tres siniestros ocurrieron en el 2017.

Por su parte Jairo Morales atribuyó este incendio a vándalos, porque desde hace una semana venían advirtiendo de un posible incendio.

“Esto fue un golpe duro para los comerciantes, porque sospechamos que le prendieron fuego al mercado. No podemos confiar porque hace dos semanas hubo un intento de saqueo en el sector de El Novillo y los comerciantes impidieron que se consumara ese acto delictivo”, detalló Morales.

Insisten en cortocircuito

La vicepresidenta Rosario Murillo en su intervención habitual se refirió al incendio en el mercado Oriental,  confirmando que 60 tramos de trabajadores humildes, honestos se incineraron.

“Ayer (domingo) dieron el informe preliminar la Asociación de Bomberos Unificados, la Dirección General de Bomberos y Gobernación, explicando que el incendio se dio como consecuencia de la ventisca que vivimos en Managua, rachas de vientos fuertes, que generaron un cortocircuito en un tramo con conexión eléctrica irregular”, detalló Murillo.