•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Una prima subió un video a las redes sociales y lo envía a varios familiares. A mi mamá le escribió: mire tía, el primer caído de la Upoli. Como la imagen en el celular se miraba pequeña, entonces dicen que mi mamá lo amplió y exclamó: “Este es mi hijo”. En ese momento ella se encontraba sola con mi papá, quien le respondió: “No, solo locuras sos”, recordó Grethel Mariam Laguna Urbina, hermana de la víctima. 

Grethel refiere que su mamá envió el video a su otra hermana y a ella, pero su otra hermana le aseguró a su progenitora que el herido no era Darwin.Darwin Urbina recibió un disparo de escopeta en el cuello.

“Yo pude ver el video hasta en la noche, porque estoy en un grupo de WhatsApp y allí lo subieron unos compañeros de clases. Cuando veo, era mi hermano, lo reconocí por los anillos, la barba, su vestimenta y la mochila que nunca se despegaba”, explicó la hermana de Darwin.

Te interesa: CPDH: Muertos en protestas son 63

De inmediato, Grethel preguntó a sus compañeros de clases si sabían quién había subido el video a la red y dónde era eso, porque quien aparecía en el video era su hermano.

“Es el primer caído de la Upoli, lo lamentamos mucho Grethel, me respondieron. Primero me dijeron que estaba en esa universidad, luego que se lo habían llevado en una moto al hospital Alemán Nicaragüense y que iba vivo”.

Grethel llamó a su mamá para darle la mala noticia, pero su progenitora le respondió que ya sabía y  en shock que no le dijera nada. Luego se trasladó a casa de su mamá para consolarse.

Líderes universitarios abandonan la Upoli por infiltración de JS

Les impedían ver el cadáver

Después se trasladó con una prima al hospital Alemán donde confirmaron su muerte, pero que el cadáver había sido trasladado al Instituto de Medicina Legal (IML).

“Me dejo ir a Medicina Legal y me dijeron que no podía verlo. Les respondí que se pusieran la mano en el corazón, porque si fuese un familiar harían lo posible para verlo. No queríamos velar a un muerto que no fuera su hermano a como ha ocurrido en muchas ocasiones”, rememoró la hermana de Darwin.

Las autoridades de la universidad se presentaron a Medicina Legal y le preguntaron si él (Darwin) era alumno activo de la Upoli, les dijo que no y ayudaron a convencer al forense y así fue como pudo reconocer el cadáver de su hermano.

Ese trágico día

Grethel afirmó que su hermano cuando era chavalo en la Upoli vendía nacatamales con pan, porque siempre ha buscado el dinero, entonces ese día regresaba de su trabajo y vio a un conocido de la universidad y le preguntó qué estaba pasando.

Grethel Marian muestra una fotografía de su hermano Darwin. Foto: Nayira Valenzuela/END.

“Cuando le están explicando que se trataba de la lucha contra las reformas al Seguro Social, decidió acompañarlo. En ese momento cruzó la calle, cuando uno de los antimotines le apunta y le dispara con una escopeta 12 que entró y salió en el cuello, que destruyó la tráquea, cartílago. El disparo fue a matar. Esto fue confirmado por Medicina Legal”, reveló.

También comentó que el forense le aseguró que la muerte de Darwin fue instantánea y que no había sufrido.

Querían que acusara a los estudiantes

Los familiares no han puesto denuncia en los Derechos Humanos, porque indicaron que unos policías que estaban en Medicina Legal interrogaron a Grethel, querían que acusara a los estudiantes, pero se opuso porque sabía que los protestantes no estaban armados y existen declaraciones de otros alumnos que señalaban que eran los antimotines quienes dispararon.

Darwin Manuel Urbina Urbina

“Solo pido justicia, pero sé que solo la justicia divina se encargará de ellos. Sin embargo, me han amenazado constantemente que si doy declaraciones a los medios extranjeros que van a rafaguear la casa. Responsabilizo al Gobierno de lo que le pase a mi familia”, apuntó Grethel.

Argumentó que si el Gobierno hubiese permitido desde un inicio la marcha pacífica de los estudiantes a como lo hicieron con la convocatoria de la Empresa Privada y de la Iglesia católica ninguna persona estuviese fallecida.

Era el hijo mayor

Un día antes de su muerte, su mamá le había pedido que no llegara a visitarla, porque la situación estaba poniéndose fea. El 19 de abril pasó todo el día angustiada y pidió a su nuera que buscara cómo ubicarlo. A su edad Darwin siempre fue un muchacho alegre, sociable, andaba en todo, si podía ayudar lo hacía, era muy servicial y quizás eso lo motivó a unirse a la lucha de los estudiantes de la Upoli.

Era el hermano mayor de los cuatro, dos varones y dos mujeres. El próximo 10 de mayo cumpliría 30 años. Sus padres Darling Concepción Urbina y su padrastro Iván Laguna.

Su primaria la estudió en el colegio Rigoberto Cruz Argüello, ahora las Américas 1; cursó hasta el tercer año de secundaria en el Miguel Bonilla ahora República de Austria. Siempre optó por trabajar y así lo hizo. Se hizo cargo de su pareja, quien tenía dos hijos, los crio como si fuesen de él y habitaba en el barrio La Fuente. Trabajó en construcción por muchos años y tenía dos años de trabajar sacando productos vencidos de supermercados Palí.