•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La salida a la crisis que atraviesa el país depende en gran medida de la voluntad del Gobierno, afirmó el doctor Ernesto Medina, rector de la Universidad Americana (UAM), en una carta pública dirigida al presidente Daniel Ortega, en la que también demanda un proceso de investigación imparcial para que las decenas de muertes ocurridas durante las protestas no queden impunes.

“De su Gobierno depende, en gran medida, que podamos encontrar solución a los graves problemas del país y se sienten las bases para que construyamos la Nicaragua que siempre hemos soñado y por la que ya se ha derramado demasiada sangre”, apuntó Medina, quien ha sido invitado a representar al sector universitario en la mesa de diálogo nacional, que tendrá como mediador y testigo a la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

Tras el discurso que Ortega dio este 30 de abril, Ernesto Medina emitió una carta pública en la que le hace notar al presidente, que el país atraviesa un “momento decisivo de su historia” y le demanda hablar “con la verdad”.

Además, exigió a Ortega justicia real para las víctimas: “Señor presidente, no puede esperar que ante la magnitud de esta masacre, los nicaragüenses nos conformemos con una mascarada de justicia ni, mucho menos, con que se monte un proceso de investigación manipulado para imputar a los estudiantes, desviando la atención de aquellos a quienes los jóvenes, la población y los innumerables testimonios audiovisuales señalan como verdaderos responsables”, enfatizando que  es “fundamental que las muertes no queden impunes”.

Homenaje a las víctimas de las protestas. Archivo/END

Investigación imparcial

Lea: Familias de víctimas en protestas presentan pruebas

El rector de la UAM lamentó que, durante el acto público en conmemoración del Día de los Trabajadores, el presidente dedicara “tardíamente” un minuto de silencio a los jóvenes muertos en las protestas y cuestionó la presencia en la tarima de la dirigencia de la Juventud Sandinista (JS), agrupación a la que muchos responsabilizan de los episodios de violencia que desencadenaron las sangrientas refriegas.

“Mientras no haya una investigación imparcial y se deslinden claramente las responsabilidades de esos hechos, resulta problemática la presencia de la JS en el acto”, criticó el rector.