•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un grupo de ciclistas de Guatemala, que recorrió Centroamérica para llevar un mensaje de paz a Nicaragua, en el contexto de las protestas, no pudo ingresar a este país, quedándose en el puesto fronterizo de El Guasaule, Chinandega.

Los ciclistas Andrés Fonseca, Salomón Pinto, Melvin Betancourt y Juan Alexis Betancourt (los dos últimos de Honduras), no pudieron pasar del puesto fronterizo de El Guasaule.

El guatemalteco Fonseca, quien organizó la travesía desde su país, leyó el pronunciamiento que pensaba hacer público en Managua.

“Qué lástima que viajé 660 kilómetros y no me dejaron pasar. Ellos me dijeron que tenía que regresarme”, dijo Fonseca a El Nuevo Diario.

Los ciclistas pretendían llegar hasta Managua. Carol Muguía/END

"Tengan siempre claro que el amor es la única vía" para solucionar los problemas, sostuvo el también ingeniero industrial.

"A las autoridades les digo: Ustedes también son pueblo", por lo que deben garantizar la seguridad de la población, agregó.

"Se los dice un chapín común y corriente, que recorrió cientos de kilómetros y que dejó a su bebé de ocho meses, responsabilidades laborales, entre muchas otras cosas para enfrentar un camino incierto, lleno de amenazas, hacia un destino donde se daban decenas de muertes, capturas y desapariciones", concluyó Fonseca.

Desde la semana pasada se organizó el evento, llamado en Facebook “Resistencia centroamericana”.

El triatlón guatemalteco Andrés Fonseca es quien estuvo al frente de la iniciativa para recorrer una ruta de 860 kilómetros, atravesando Guatemala y Honduras, con destino final Managua.

Pero hoy las autoridades de Migración de Nicaragua no aprobaron su ingreso.

Los ciclistas nicaragüenses procedentes de Granada y Managua, quienes les esperaban en la frontera, fueron avisados que sus compañeros de Guatemala y Honduras no lograron entrar a Nicaragua.

Las protestas en Nicaragua, que han dejado entre 40 y 60 muertes, comenzaron el pasado 18 de abril, tras unas reformas al Seguro Social, pero tras ser revocadas, la población se ha mantenido en las calles, demandando cambios en el sistema y respeto a la libertad de expresión e información, entre otras cosas.