•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Agentes antimotines, desplegados en el antiguo hospital Militar, detuvieron esta mañana la marcha de universitarios que había salido de la UCA y que tenía como destino final la Asamblea Nacional.

En la zona no se reportaron enfrentamientos y, como medida alterna, los universitarios decidieron redirigir su protesta a la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), donde se mantienen atrincherados desde el 19 de abril un grupo de estudiantes.

Los antimotines formaron dos cordones sobre la vía, en el sector del antiguo Hospital Militar, y frente a ellos estaban los universitarios, quienes agitaban banderas de Nicaragua y demandaban continuar con su marcha hasta la Asamblea Nacional.

"Señores policías, déjennos pasar, venimos de manera pacífica. Sabemos que solo acatan órdenes, pero se están covirtiendo en cómplices al violentar nuestros derechos civiles", dijo uno de los estudiantes.

Los universitarios cantaron el Himno Nacional cuando se encontraron con la muralla de agentes antimotines.

Al no poder continuar su marcha, los universitarios usaron megáfonos para dar a conocer sus demandas y pedir a los policías que les permitieran el paso, pero los dos cordones de antimotines se mantuvieron.

Finalmente, los universitarios optaron por sentarse sobre la calle, cobijados con las banderas de Nicaragua y reiteraron que su marcha era pacífica.

"No eran delincuentes, eran estudiantes", gritaban los universitarios al referirse a las personas que murieron durante las protestas que comenzaron el pasado 18 de abril, tras unas reformas al Seguro Social.

Los estudiantes, sentados sobre la vía en el sector del antiguo Hospital Militar. Orlando Barrios/END

En un primer momento los protestantes decidieron volver al portón de la UCA, donde comenzaron esta mañana la actividad, en vista de que los antimotines mantuvieron firme sus dos dispositivos de seguridad.

Pero luego decidieorn ir hasta la Upoli, para solidarizarse con los estudiantes que permanecen allí.

La marcha forma parte de una serie de protestas en Nicaragua, que comenzaron el pasado 18 de abril.

Las protestas en Nicaragua han dejado entre 40 y 60 personas muertas, de acuerdo con cifras de las organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Para hoy mismo está convocado un plantón en el hospital Cruz Azul, adonde llevaron al adolescente Álvaro Conrado, donde no lo habrían atendido.

Además, en la Fiscalía han llegado los padres de Conrado, así como familiares del periodista Ángel Gahona, quien murió de un disparo en la cabeza en Bluefields, cuando cubría las marchas contra las reformas al Seguro Social.

Entre las actividades convocadas para este miércoles, se incluye un cacerolazo, a la 5 pm.