•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Arquidiócesis de Managua prepara una serie de actividades para celebrar el 38 aniversario de la aparición de la virgen de Cuapa.

Entre las actividades se incluye una procesión, prevista para el 6 de mayo a la 9:30 am en la Catedral Metropolitana de la Purísima Concepción; posteriormente -a la 10:00 am- se rezará con los presentes el Santo Rosario Meditado y a la 11:00 am se celebrará la Santa Misa.

Entre los organizadores de estos eventos también están el padre  Duilio Calero Dávila y el Movimiento Centinelas de María de Cuapa.

La Virgen María apareció en Nicaragua en un poblado que lleva el nombre de Cuapa, ubicado en el departamento de Chontales.

La primera aparición de la Virgen María de Cuapa se dio un 8 de mayo de 1980 al sacristán y campesino Bernardo Martínez, quien posteriormente -a los 64 años edad- fue ordenado sacerdote en la Catedral de León, en 1995.

“Aunque las celebraciones principales son en Chontales, en Managua queremos invitar a los capitalinos a que conozcan los milagros y gracias que nuestra Madre María de Cuapa nos dio con sus apariciones”, declaró Duilio Calero Dávila, también asesor espiritual del Movimiento Centinelas de María de Cuapa.

Los organizadores de la celebración pidieron a los feligreses llevar pañuelos blancos para saludar a la Santísima Virgen María de Cuapa, destacó Calero.

Los mensajes de la Virgen

En las cinco apariciones que realizó la Virgen María de Cuapa al padre Bernardo, se destacan los siguientes mensajes:

  1. Rezar el Santo Rosario, todos los días. En familia. A una hora tranquila y meditando los misterios.
  2. Pedir fe, paciencia, fuerza para llevar la cruz.
  3. Amarse unos a otros y perdónense.
  4. Hacer la paz, no solo pedirla, porque si no se practica la paz no habrá.
  5. Platicar entre ustedes; entiéndanse, y nunca vayan a la violencia.
  6. No entristecerse, porque aunque “ustedes no me vean. Una Madre no olvida nunca a sus hijos”.
  7. Invocar con estas palabras: “Santísima Virgen, vos sos mi Madre, la Madre de todos nosotros los pecadores