•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Álvaro Conrado, papá del adolescente de 15 años que murió de un disparo en el cuello durante las protestas contra las reformas al Seguro Social, no tiene interés en que su hijo sea reconocido como un mártir, sino en que se aplique la justicia a los responsables que, según él, son la Policía Nacional y las autoridades del hospital Cruz Azul.

“Yo no quiero un hijo mártir, a mí no me sirve eso, yo lo que pido es justicia”, declaró el padre del adolescente del mismo nombre.

Álvaro Conrado (hijo) era estudiante de cuarto año del Instituto Loyola, en Managua, y le dieron un balazo cuando estaba en el sector de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) el pasado 20 de abril, cuando iba a entregar víveres a los universitarios que protestaban.

El papá del adolescente llegó ayer al Ministerio Público atendiendo una cita que forma parte de las investigaciones de oficio que realiza la institución.  Para Conrado debe aplicarse la ley a la persona que dio la orden de no atender a su hijo en el hospital Cruz Azul, adonde lo llevaron de emergencia tras el impacto de bala.

“Mi hijo seguiría con vida si ellos lo hubieran estabilizado... es una lástima que existan personas que le nieguen ayuda a alguien que esté herido, más a un niño”, dijo Conrado. Un médico le dijo que si en los primeros 30 minutos el adolescente hubiese recibido atención, podría estar vivo.

“La herida era grave, pero como se desangró... no había oportunidad. La persona que lo recogió a él me dijo que ni abrieron la puerta (del hospital). Yo espero que haya justicia... allí están las pruebas, mi hijo tenía un impacto de bala contundente, en el cuello, de arma de guerra, no era revólver”, señaló Conrado padre.

Las honras fúnebres de Álvaro Conrado hijo. Archivo/END -

Declaran 

Ayer al menos cinco familias de jóvenes que murieron en las protestas llegaron a declarar ante el Ministerio Público, quienes fueron acompañadas por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). 

Un balazo y no regresó a casa

Katherine Álvarez, esposa de Erick Andrés Cubillo, un civil trabajador de Enatrel central, quien murió la tarde del 20 de abril, denunció a la Policía ante el Ministerio Público. 

Su esposo murió por una hemorragia pulmonar producto de tres disparos. No era parte de las protestas. Había ido al hospital Bautista para una consulta médica, de ahí salió hacia Metrocentro para abordar el bus que lo llevaría hasta la estatal Enatrel central, en Ciudad Sandino. 

“Yo responsabilizo a la Policía porque fueron ellos los que le quitaron la vida. Cuando él iba a buscar la ruta se armó la trifulca y la Policía le disparó. Nos desgració la vida, mi esposo deja en la orfandad a una niña de 2 años y un varón de 7”, relató Álvarez.

Se topó con la muerte

La misma suerte corrió el joven de 24 años Juan Carlos López Martínez en Ciudad Sandino. Murió producto de un impacto de bala en el pecho cuando se dirigía hacia su casa y pasó cerca de donde se desarrollaban las protestas.  

María Graciela Martínez, hermana del fallecido joven, dice que “él no estaba involucrado en las protestas, iba para su casa, él es un civil caído”.  “Todos en Ciudad Sandino sabemos que fue la Policía y los guardas de seguridad de la Alcaldía quienes estaban arremetiendo contra las personas que estaban marchando pacíficamente”, declaró.

María Graciela Martínez y Sandra Lisseth Zúñiga, hermana y pareja respectivamente de Juan Carlos López. Foto: Alejandro Sánchez/END.

Juan Carlos López murió de un disparo en el pecho, según sus familiares, pero el acta de defunción indica que fue por un paro respiratorio. “Que la muerte de mi hermano no quede en vano”, pidió la joven.

Todo quedó en video

A la Fiscalía también llegó Jessica Patricia Rivas, mamá del adolescente de 16 años, Yesner Rivas, quien murió de un impacto de bala el domingo 22 de abril, en el barrio Walter Ferreti, de Managua. 

“Nosotros venimos a denunciar a la Policía, ellos fueron los que balearon a Yesner, nosotros tenemos videos y fotos del Policía que disparó”, aseguró Rivas. 

A la Fiscalía también llegó Jessica Patricia Rivas, mamá del adolescente de 16 años, Yesner Rivas, quien murió de un impacto de bala el domingo 22 de abril.

“No confiamos en la investigación de la Policía, porque ella misma es la demandada, pero esperamos que al menos en estos casos haya justicia y no queden en la impunidad. Si no, que vengan organismos internacionales a investigar”, agregó la mamá de Yesner.

Justicia para periodista

Juan Carlos Gahona, hermano del periodista blufileño Ángel Gahona, asesinado a tiros mientras cubría las protestas de abril, reclama justicia e indica que agotará los recursos a su alcance para esclarecer las circunstancias en las que Ángel falleció.

Según Gahona, la Policía le ha confirmado un avance del 80% en las investigaciones, pero desconoce si hay detenidos en el caso. Gahona llegó a Managua para entregar una carta a la Fiscal General, Ana Julia Guido, en la que exige transparencia en la investigación, ya que dice tener desconfianza.

“Nosotros no confiamos que la Policía se investigue a sí misma, pero estamos agotando todas las vías necesarias. Estamos esperando a ver qué dicen las autoridades”, indicó Juan Carlos Gahona, quien también es periodista.

Gahona afirmó tener pruebas contundentes que confirman el asesinato de su hermano, que en su momento darán a conocer. Por tal razón Juan Carlos exige a las autoridades una investigación exhaustiva, clara y que les deje plenamente satisfechos.

Según Gahona, la Policía le ha confirmado un avance del 80% en las investigaciones, pero desconoce si hay detenidos en el caso.

Ángel Eduardo Gahona era el director del noticiero El Meridiano, el cual se transmitía en la televisora local de Bluefields, también eventualmente colaboraba con el Canal 6 de televisión.

Proceso revictimiza

Juan Carlos Arce, representante del Cenidh, dijo que brindan acompañamiento a siete familias de víctimas, a quienes se les ha citado para dar una declaración en la Fiscalía y que presenten medios probatorios. 

“En ese sentido no le corresponde a las víctimas presentar pruebas, es el Ministerio Público quien tiene que investigar. Es revictimizante que las familias que han perdido un ser querido asesinado por la Policía, se les pida presentar pruebas probatorias”, sostuvo Arce.