•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) tiene previsto informar hoy a las 11:00 a.m. sobre la organización del diálogo nacional, proceso que “no es fácil, pero estamos haciendo de todo para que sea posible”, comentó Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua.

“No es tan fácil iniciar un diálogo nacional en una sociedad que no está acostumbrada a dialogar y a la que se le ha impedido expresarse con libertad y sin miedo. Pero estamos haciendo de todo para que sea posible”, escribió Báez en su cuenta de Twitter, previo al anuncio de la Conferencia.

“Al igual que otros obispos lo han expresado, mi convicción personal también es que el principal objetivo de un diálogo nacional debe ser la democratización de Nicaragua. Lo demás es secundario”, sostuvo el obispo auxiliar de Managua en la misma red social.

El cardenal Leopoldo Brenes, los obispos Silvio Báez, Rolando Álvarez (Matagalpa), Bosco Vivas (León) y Jorge Solórzano (Granada) forman la comisión que mediará y será testigo del diálogo nacional.

“¿Cómo se puede hablar, en las circunstancias actuales, de justicia y de paz?”, se preguntó monseñor Rolando Álvarez, en un mensaje dirigido a la feligresía de Matagalpa, que es guía para la jornada de oración que se abrió previa al diálogo nacional.

La marcha pacífica salió de la UCA y se dirigía al edificio de la Asamblea Nacional, pero fue bloqueada cerca del antiguo Hospital Militar.

“Mi respuesta es que se puede y se debe hablar de ello a pesar de la dificultad que trae. El perdón se opone al rencor y a la venganza, no a la justicia. En realidad, la verdadera paz es “obra de la justicia” (Isaías 32, 17). La verdadera paz vela sobre el pleno respeto de derechos y deberes, y sobre la distribución imparcial de beneficios y cargas”, reflexiona monseñor Álvarez en el documento.

El consejo presbiteral 

Los miembros del Consejo Presbiteral de la Arquidiócesis de Managua divulgaron este miércoles un comunicado de respaldo al cardenal Brenes y monseñor Silvio Báez que aceptaron ser mediadores en el diálogo nacional.

Antimotines impidieron el acceso a las cercanías del parlamento. Foto: Alejandro Sánchez/END.

Un comunicado del Consejo Presbiteral destaca que “el diálogo tiene como objetivo la democratización de la nación, donde se pueda vivir en paz y sean respetados los derechos humanos individuales y la libre expresión”.

Talavera solicita dejar de “reprimir manifestaciones pacíficas”

Telémaco Talavera, rector de la Universidad Agraria (UNA) y presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), solicitó que el diálogo nacional inicie pronto y que nunca más sean reprimidas las manifestaciones pacíficas de los ciudadanos.

“Esperamos que nunca más se vuelva a producir el uso de la fuerza pública y de cualquier otra fuerza para reprimir manifestaciones pacíficas”, enfatizó Talavera en un comunicado.

A la vez solicitó que el diálogo nacional inicie lo antes posible con la participación imprescindible de los estudiantes y con una agenda de consenso entre todos los sectores.

Para contribuir a la paz, es necesario respetar “el derecho a manifestarse pacíficamente como un derecho constitucional, consignado en la Constitución Política de 1987”, indica el comunicado emitido por Talavera a título personal.

Cacerolazo en Monimbó, anoche.

“Las manifestaciones realizadas en nuestro país en estos últimos días han sido un buen ejemplo que el pueblo puede manifestarse sin represión por parte de la fuerza pública o cualquier otra fuerza y sin violencia por parte de los manifestantes. La marcha convocada por la empresa privada, la convocada por la Iglesia Católica y la convocada por el Gobierno y el Frente Sandinista, son un claro ejemplo de ello”, agregó.

El rector de la UNA demandó que se investiguen “con diligencia y total transparencia” las muertes y lesiones causadas durante los enfrentamientos, con el fin de procesar a los responsables, y que se libere a todos los detenidos en las protestas a quienes debe garantizárseles que esto no afecte su expediente policial.

Talavera expresó, en el comunicado, que “ninguna persona debe ser objeto de persecución, amenazas o represalias por haber participado en las protestas” y que sea respetada y garantizada la libertad de expresión y de prensa en el país.

“No se deben llamar vándalos, delincuentes o bajo ningún descalificativo a los miembros de la comunidad universitaria, ni a ningún ciudadano nicaragüense que haga uso de su derecho a la protesta pacífica”, apuntó Talavera.

Los jóvenes también convocaron a una marcha nacional el 9 de mayo, y señalaron la posibilidad de convocar a un paro nacional, si no se cumple esta exigencia.

También solicitó que se respete la Ley de Autonomía Universitaria, incluso entre los mismos miembros de la comunidad universitaria, evitando “actitudes o acciones que buscan coartar la libertad de expresión de aquellos que no piensan igual que ellos”.

Libertad de prensa será tema transversal en el diálogo

Este 3 de mayo es el Día Mundial de la Libertad de Prensa y, en ese contexto, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) difundió un mensaje de preocupación por las crecientes restricciones al trabajo de los periodistas y la persistencia del “autoritarismo” en Nicaragua, Cuba y Venezuela.

El presidente de la SIP, el peruano Gustavo Mohme, señaló “la falta de protección de los periodistas para poder llevar a cabo su trabajo con seguridad y sin restricciones y las numerosas denuncias de hostigamiento a la prensa que se manifiesta de varias formas y en muchos países”.

“Solo dejaremos de reclamar cuando todos los nicaragüenses, venezolanos y cubanos tengan el derecho de elegir libremente a sus representantes, se respete la disidencia y puedan ejercer los derechos de reunión, movimiento y expresión”, dijo Mohme a la agencia EFE.

Mensaje de la UE

Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea (UE), expresó que el Día Mundial de la Libertad de Prensa se celebra “en un contexto difícil para el periodismo”.

Señaló que “los ataques a los medios de comunicación y los periodistas constituyen ataques a la democracia, a la libertad de todos nosotros”.

“Hacemos un llamamiento a todos los Estados para que condenen la violencia contra los periodistas, para que emprendan acciones que mejoren la seguridad de los periodistas, especialmente en el caso de las mujeres, y para que lleven a los autores e investigadores de dicha violencia ante la justicia”, dijo Mogherini.

Destacó que “la libertad de prensa juega un papel primordial en la promoción del buen Gobierno, la transparencia y la responsabilidad. Un periodismo independiente es esencial para exigir responsabilidades a los Estados y controlar los procesos democráticos”.

Tema del diálogo

En el diálogo nacional que se prepara en Nicaragua, la libertad de prensa “va a ser un tema transversal”, afirmó Ernesto Medina, rector de la Universidad Americana (UAM), quien está invitado a participar en esta negociación por la democratización del país.

“La libertad de prensa va a estar presente desde el primer momento”, señaló Medina, recalcando que un Gobierno interesado en la democracia y en la libertad deja que “los medios de comunicación puedan dar sus opiniones y que puedan servir como espacio para que la gente también exprese lo que cree”.

Este tema es vital para que “podamos salir de esta crisis”, expresó Medina, quien considera indispensable que “los medios de comunicación puedan hacer su trabajo con tranquilidad”.

Comentó que la muerte del periodista de Bluefields, Ángel Gahona, mientras cubría una manifestación, “ha sido el colmo”, y “la gota que derramó el vaso” en cuanto a impedir la libertad de prensa fue la censura a cinco canales de televisión que transmitían las protestas de abril.

EE. UU. denuncia crisis en Nicaragua

El vicepresidente de EE. UU., Mike Pence, denunció ayer la reciente “represión” de las protestas en Nicaragua y dijo que el gobierno de Donald Trump se mantendrá firme ante los “opresores” en ese país centroamericano, en Cuba y en Venezuela, para promover la “libertad” en el continente.

Pence se pronunció así en una ceremonia formal de jura del cargo del nuevo embajador estadounidense ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, celebrada en la Casa Blanca.

“En las últimas semanas, el Gobierno de Nicaragua ha reprimido brutalmente a su propio pueblo por alzar sus voces en protestas pacíficas”, afirmó Pence.

Nicaragua atraviesa una crisis que hoy cumple 15 días, debido a multitudinarias manifestaciones en contra del gobierno de Daniel Ortega, que se iniciaron por reclamos de una reforma a la seguridad social y en las que se han registrado al menos 44 muertes.

“En Cuba, puede que el nombre de los Castro se esté debilitando, pero su legado de tiranía sigue vivo y se aferra a ese país como una nube, oscureciendo el futuro de todos aquellos que llaman hogar a esa isla”, continuó Pence.

“Y en Venezuela, bajo el mandato del dictador Nicolás Maduro, lo que era una próspera democracia se ha desintegrado hasta convertirse en una dictadura, y lo que una vez fue quizás  la nación más próspera de Suramérica se ha convertido en una de las más pobres”, agregó.

El vicepresidente citó esos tres países como aquellos en los que aún queda “trabajo por hacer” para cumplir con el objetivo del gobierno de Trump de “garantizar que este es un continente de libertad”.

“Estaremos del lado de todos los que aspiran a la libertad y confrontaremos a sus opresores”, prometió Pence.

Trujillo, un excongresista estatal de Florida, recordó en el acto que sus abuelos migraron desde Cuba a Estados Unidos, y se mostró orgulloso de trabajar para un Gobierno que “siempre defenderá los derechos humanos” y la “democracia”.

“Trabajaré diligentemente con determinación y nunca pararé hasta que Venezuela, Cuba, Nicaragua y el continente americano sea libre y pueda disfrutar de las libertades y democracias que apreciamos”, afirmó Trujillo.

El embajador ante la OEA, de 35 años, fue confirmado para ese cargo por el Senado estadounidense a finales de marzo y a mediados de abril viajó a Lima para participar en la Cumbre de las Américas como parte de la delegación de EE. UU., encabezada por Pence.

El vicepresidente estadounidense, que tiene previsto dar un discurso en la sede de la OEA el próximo lunes, defendió la importancia de ese foro para fortalecer la “seguridad y prosperidad” en el continente, además para “erradicar la corrupción”.

“Su papel es de importancia vital para la vida de nuestro país, nuestro continente y el mundo”, le dijo Pence a Trujillo, que juró su cargo acompañado de su esposa, Carmen, y sus cuatro hijos pequeños.

AmCham pide justicia e institucionalidad 

La presidenta de la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense (AmCham), María Nelly Rivas, dice que “la irrestricta libertad de expresión” es una de las precondiciones que AmCham pide cumplir en el país para iniciar un diálogo.

“Antes que se invitará a un diálogo, hablamos de precondiciones: Alto a la violencia y la represión, la libertad de expresión y de movilización, la garantía de la movilidad física de todos y que la policía garantizara esa seguridad”, declaró Rivas este miércoles a El Nuevo Diario.

María Nelly Rivas, presidenta de AmCham.

“Reiteramos el tema de la apertura de todos los medios de comunicación. Podemos decir que los canales que habían sido suspendidos, los que nos habían reportado a nosotros, están de vuelta en el aire”, agregó.

Rivas confirmó la invitación que le hicieron para participar en el diálogo convocado por el Gobierno, del cual la Conferencia Episcopal será mediadora y testigo, pero la agenda puntual que se abordará está pendiente aún porque “los temas están todavía en revisión, no hay un anuncio oficial al respecto”.

El diálogo, destacó, deber ser “incluyente en cuanto a quiénes participan y en cuanto a los temas que se tocan. ¿Qué temas se van a tocar? Nosotros como Cámara hablamos del tema de la justicia y la institucionalidad que son fundamentales”.

“El tema de la justicia es importante por lo que pasó, por la relevancia de aclarar los hechos y porque tengamos una investigación creíble, porque lo ocurrido hirió mucho a Nicaragua, a las familias. Es importante que la investigación sea un proceso creíble para los involucrados; si la Comisión Interamericana (de Derechos Humanos) contribuye en ese proceso creíble, debe ser de esa manera”, explicó.

Rivas hizo énfasis en que el “tema de la institucionalidad lo hemos venimos expresando como Cámara, hablamos de ello al inicio del mes, expresamos que no creemos que la iniciativa Nica Act (proyecto de ley en el Senado de EE. UU.) sea la herramienta, pero sí creemos importantísimo que el país tenga independencia de poderes, que tengamos elecciones libres y, en este contexto, son temas relevantes”.

Sin más sangre

“Lo fundamental es que busquemos una salida sin más sangre derramada. Lo importante es definir que se inicie la conversación. Son procesos delicados, los obispos han hablado de un proceso riesgoso y nosotros estamos dispuestos a tomarlo por Nicaragua”, manifestó María Nelly Rivas.

“Atendemos la convocatoria, somos un actor más. Expresamos nuestro compromiso para contribuir a que la crisis se resuelva sin más derramamiento de sangre. La convocatoria la lidera quienes van a estar facilitando y siendo testigos de esto, que es la Conferencia Episcopal”, indicó.

En el diálogo es “clave la participación y la voz de los jóvenes y estudiantes, que se ya han dicho que van a participar, todavía no sabemos quién los representará, pero su participación es fundamental. Así como fueron dueños de las protestas iniciales, así son dueños de su proceso para seleccionar a sus presentantes; hay que respetarles, es importante que estén preparados para el proceso del diálogo”, comentó.

Rivas afirmó que “hay sectores, como el turismo que definitivamente ya muestran una afectación; y lo que ha pasado, tiene un efecto negativo en la imagen de Nicaragua, pero más que eso, lo que ha pasado ha causado un tremendo dolor entre los nicaragüenses”.

“Nosotros anteponemos el dolor y la necesidad de justicia y de que se respeten los derechos humanos en Nicaragua”, enfatizó la representante de AmCham.

Universitarios exigen ingreso de la CIDH

Los jóvenes del Movimiento Estudiantil 19 de Abril fijaron un plazo de siete días para que el Gobierno de Nicaragua permita la llegada al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y los relatores de derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para investigar las muertes ocurridas en las protestas de abril.

Los jóvenes también convocaron a una marcha nacional el 9 de mayo, y señalaron la posibilidad de convocar a un paro nacional, si no se cumple esta exigencia.

“Los crímenes no pueden quedar en la impunidad. Exigimos al Estado de Nicaragua aceptar en no menos de siete días que la CIDH y los relatores de derechos humanos de la ONU vengan para investigar lo ocurrido”, indica el Movimiento Estudianti  19 de Abril en un comunicado.

Los universitarios piden una investigación internacional sobre las muertes y la negación de atención médica en los hospitales públicos en los días de las protestas, “lo que ocasionó la muerte de varios hermanos y sigue provocando el sufrimiento de las familias de heridos”.

También piden investigar las agresiones físicas a periodistas, la censura a medios de comunicación y las supuestas desapariciones de jóvenes manifestantes.